La agencia mexicana HR Ratings, la primera en cambiar la perspectiva de calificación de México a Negativa, esperará hasta conocer el Presupuesto de Egresos de la Federación aprobado para el 2019 y la Ley de Ingresos para tomar una decisión que podría conducir a un ajuste en la nota del soberano, o su cambio en la perspectiva a Estable.

De acuerdo con el director de análisis en HR Ratings, Félix Boni, los factores que observarán para determinar el siguiente paso sobre la calificación de México son: las políticas de gasto público de la próxima administración, así como el tratamiento que darán a Pemex, el fondeo para la construcción de las refinerías, el financiamiento para los nuevos programas sociales y el cumplimiento del compromiso para mantener las finanzas públicas sanas y sin desequilibrios.

Entrevistado por El Economista, explica que independientemente de la cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM), la agencia ponderó también que la economía ha perdido ritmo en su dinámica de expansión durante el tercer trimestre.

“Suponemos que el Ejecutivo buscará medidas para compensar las caídas de inversión física que han repercutido en el bajo desempeño del PIB, lo que permitirá equilibrar las finanzas públicas y aumentar el gasto”, consignó.

Como el próximo gobierno trae muchas ideas de gasto para apoyo de necesidades sociales, dice, las autoridades económicas tendrán que encontrar una forma para equilibrar el presupuesto, como se han comprometido.

“El presidente electo ha dicho que mantendrán finanzas públicas equilibradas, lo que es contradictorio con la situación fiscal de México”.

Actualmente la calificación de México en HR Ratings es “A-”,  con perspectiva Negativa, esto es cuatro escalones arriba del grado de inversión.

Otra incertidumbre

Para la agencia, otro factor de incertidumbre es el track record de los funcionarios que estarán al frente de las finanzas públicas.

“Está por asumir el gobierno un nuevo grupo de funcionarios que forman parte de un partido político completamente nuevo, de manera que no conocemos su  track record tomando decisiones a nivel nacional”, dice.

Cuando Felipe Calderón asumió el cargo, teníamos la referencia de su partido en el gobierno. Con Enrique Peña Nieto también, recuerda.

Ahora, “están por entrar al gobierno funcionarios cuyo proceder será completamente nuevo. Para bien, o para mal, y tenemos que esperar para tener más información para conocerlos”, observó.

Pero descarta que esta falta de referencia sobre su experiencia para enfrentar retos sea un factor para anticipar la pérdida del grado de inversión del emisor soberano.

Lo que preocupa

El analista de HR descarta que las intenciones de someter a consultas públicas las decisiones de inversión sean el origen de su preocupación. Mucho menos el motivo del cambio de perspectiva a Negativa en la calificación.

“Ni las consultas ni su constitucionalidad son los eventos detrás del cambio de perspectiva. Es el impacto fiscal de las decisiones, lo que estamos señalando”.

Hay muchos recursos comprometidos, mucha inversión en entredicho y mucho por pagar al cancelarse los proyectos y los bonos que financiaron la construcción del aeropuerto. Son recursos que deben pagarse.

Elecciones en EU, sin impacto

El foco de atención de la agencia es sobre la capacidad financiera del soberano. Descarta que el resultado de las elecciones de medio término en Estados Unidos tengan impacto en México. Según el resultado de las elecciones, el Partido Demócrata, ganó la mayoría en la Cámara de Representantes, que estuvo dominada por el Partido Republicano por ocho años.

Las directrices del Partido Demócrata tenderán a favorecer a sus votantes. Muchos de ellos son hispanos y difícilmente obstruirán el avance de la renovación del acuerdo comercial con Estados Unidos y Canadá, refiere.

Pero aun si se presenta un freno al asunto comercial, la atención de la calificadora se dirigirá al impacto fiscal que podría tener en México en tanto motive una mayor intervención del gobierno para compensar el deterioro de la fuente de ingreso comercial.