La desaceleración de la economía de la zona euro está tocando fondo y se empiezan a observar signos de estabilidad, lo que permite albergar esperanzas de que se produzca un rebote de la actividad en la región a partir de mediados del 2020, según ha señalado el vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE), Luis de Guindos, durante su intervención, el viernes, en un acto de Nueva Economía Fórum.

En este sentido, el exministro español señaló que la desaceleración económica iniciada en el 2018 “está tocando fondo” como consecuencia de que algunos de los riesgos e incertidumbres para las expectativas de crecimiento, como un Brexit desordenado y la guerra comercial, no se han materializado, mejorando la percepción de los mercados.

“Lo positivo es que la estabilización se está produciendo con un crecimiento muy bajo de la economía”, ha señalado el vicepresidente del BCE, indicando que “se espera un rebote a mediados del año próximo”, cuando el instituto emisor confía en tasas de crecimiento en torno a 1 por ciento.

Por otro lado, Guindos aseguró que la política monetaria sigue teniendo margen de actuación, aunque destacó que cada vez es más evidente el impacto de los efectos colaterales de las medidas implementadas.

De este modo, el vicepresidente del BCE defendió que la política monetaria no puede ser la única actuación en el ámbito de las políticas en Europa.

“El Brexit no puede tratarse con política monetaria; la productividad, la competitividad, la política monetaria puede ayudar, pero son necesarias políticas estructurales”, ha señalado, refiriéndose particularmente a la política fiscal, que considera “especialmente poderosa”.

A este respecto, el banquero explicó que una política fiscal expansiva con las bajas tasas de interés actuales no va a producir la expulsión de la demanda privada ni a un incremento de las tasas de interés.

Por otro lado, Guindos aseguró que las elecciones celebradas en Reino Unido eliminan incertidumbre al confirmar que el país abandonará la Unión Europea el próximo 31 de enero, aunque se abre un nuevo periodo de negociación que “no será fácil”.

“Habrá que determinar las relaciones comerciales y financieras entre la Unión Europea y Reino Unido”, advirtió de Guindos, quien además apremió a crear una unión de capitales en Europa, ya que en su opinión, el verdadero mercado de capitales está ahora mismo en Londres.

En este sentido, ha advertido que Reino Unido no querrá perder esta ventaja y será muy competitivo, por lo que la Unión Europea tendrá que hacer lo mismo.

El principal riesgo

El ex ministro español apuntó que el principal riesgo que enfrenta la zona euro son los fondos de inversión y su capacidad para enfrentarse a la gestión de los activos.Asimismo ha advertido a los países con un alto volumen de deuda pública que las tasas de interés no siempre van a ser tan favorables para financiar a la administración.

Sobre la posibilidad de fijar un impuesto a las transacciones financieras, ha confesado que Reino Unido estará “muy competitivo” en el sector.