El partido opositor griego Syriza amplió a 4.6 puntos su ventaja en las elecciones del próximo domingo, mostró un sondeo. Syriza lograría 33.1% de los votos, mientras que el partido gobernante del primer ministro conservador, Antonis Samarás, conseguiría 28.5% de los sufragios.

En un sondeo previo publicado la semana pasada, la misma encuestadora mostró que la diferencia entre ambos partidos era de 3.5 puntos.

Ganador, tendrá que seguir con reformas

Mientras la tensión aumenta en el país helénico, Jean-Claude Juncker, jefe de la Comisión Europea (CE),estableció que cualquier nuevo gobierno griego tendrá que cumplir los compromisos de sus predecesores y continuar con las reformas.

Sus comentarios suponen una clara advertencia al partido izquierdista Syriza de Grecia, quien ha prometido poner fin a las políticas de austeridad, retirar algunas reformas, detener las privatizaciones y renegociar la deuda del país.

Cualquier gobierno futuro elegido en Grecia tendrá que respetar los compromisos ya contraídos y mantener el rumbo de las reformas y la responsabilidad fiscal , expresó Juncker en un comunicado.

Europa estará al lado de Grecia. Pero Europa también espera que Grecia se atenga a sus compromisos con sus socios , añadió.

Los comicios griegos serán seguidos de cerca por los mercados financieros, temerosos de que una victoria de Syriza desencadene un enfrentamiento con los acreedores del país -la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional- y desate una nueva crisis financiera.

Hay consecuencias al restructurar deuda: FMI

Christine Lagarde, directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), advirtió a Grecia que habría consecuencias de producirse una restructuración de su deuda, tras las elecciones en las que Syriza se opone al rescate internacional.

En principio, los esfuerzos colectivos son bienvenidos, pero al mismo tiempo una deuda es una deuda, y es un contrato , expuso Christine Lagarde a The Irish Times en una entrevista, al ser consultada acerca de la idea general de la celebración de una conferencia sobre la deuda.

No pagar, restructurar, cambiar las condiciones tiene consecuencias en la firma y en la confianza en la firma , sostuvo.

El diario añadió que Lagarde se reservó su opinión acerca de si la carga de deuda de Grecia, que equivale a 175% de su Producto Interno Bruto anual, es sostenible.