Berlín.- El ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schauble, se declaró favorable a una restructuración de la deuda griega a condición que el Banco Central Europeo (BCE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI) estén de acuerdo, en una entrevista al diario dominical Bild am Sonntag.

"Naturalmente necesitamos en caso de restructuración (de la deuda griega) el acuerdo del FMI y ante todo del BCE", afirmó. "En ningún caso debemos llegar a un conflicto con el Banco Central Europeo", agregó.

El domingo, dos altos responsables de BCE reiteraron su oposición a una restructuración de la enorme deuda de Grecia, evitable en su opinión si el país sigue adelante con las reformas negociadas con sus acreedores.

Para el BCE, que posee unos 60.000 millones de euros de obligaciones públicas griegas, una restructuración provocaría un derrumbe de la economía y del sistema bancario de Grecia. También tendría consecuencias en el conjunto de la zona euro, dificultando el recurso al crédito para los bancos de los otros países en dificultades.

Hace una semana, Schauble había contemplado la posibilidad de acordar a Grecia una prolongación de los plazos de reembolso de su deuda a condición de que también participasen en ella los acreedores privados.

REESTRUCTURACIÓN DEBE EVITARSE: PAPANDREOU

Grecia debe evitar una reestructuración de deuda y salir adelante con recortes presupuestarios y privatizaciones para dejar atrás su crisis, dijeron el primer ministro George Papandreou y altos funcionarios del Banco Central Europeo.

Papandreou debe presentar un plan fiscal la semana próxima que sea lo bastante creíble a la Unión Europea (UE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI) para que continúen financiando a su endeudado país.

Pero una gran mayoría de los griegos rechazan la aplicación de más medidas de austeridad, según una encuesta publicada el sábado, que también muestra que el gobernante partido Socialista perdió su ventaja contra la oposición conservadora por primera vez desde su victoria electoral en el 2009.

Reestructurar la deuda no está en discusión", dijo Papandreou en una entrevista con el diario Ethnos para la edición del domingo.

A un año del rescate por 110.000 millones de euros de la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional, Grecia lucha con sus débiles ingresos y una profunda recesión, generando especulaciones de que tendrá que reestructurar su deuda para salir del lío fiscal que desató una crisis en la zona euro.

El presidente del grupo de ministros de Finanzas de la zona euro o Eurogrupo, Jean-Claude Juncker, reconoció el martes que Grecia podría tener que aplicar una "reestructuración suave" de su deuda. Pero el Banco Central Europeo se opone fervientemente a esa medida, debido a temores de que desestabilice al euro.

apr