Son 110,000 millones de euros los que financiarán en conjunto la Comunidad Europea (CE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI) a Grecia, para evitar la bancarrota.

Tras sostener una reunión extraordinaria, los 16 ministros de finanzas de la Comunidad Europea y el director gerente del FMI, Dominique Strauss Kahn, en Atenas, concluyeron el acuerdo donde 72% del rescate, esto es unos 80,000 millones de euros serán aportados por los países de la eurozona y el resto, unos 30,000 millones serán girados desde Washington.

A cambio, la administración de Grecia ha tenido que comprometerse a aplicar un plan de austeridad que pronunciará la contracción económica del país, hasta 4% este año, anticipó el ministro de finanzas del país, George Papandreu.

Al arranque de la ministerial extraordinaria, reconoció en rueda de prensa que el país no está en condiciones de refinanciar obligaciones de deuda por 60,000 millones de euros en los mercados internacionales. Lamentó el gran sacrificio que implicará para la población griega la aplicación de un paquete de severas medidas de austeridad.

Pero afirmó que la alternativa a estas duras y dolorosas medidas , sería la bancarrota.

La amarga medicina

Entre las medidas para conseguir la reducción del gasto público en 7 puntos del PIB de aquí al 2014, como sugirieron los expertos del FMI, el gobierno prevé aumentar el IVA de 19 a 23%; además detalla que se gravará con 10 puntos adicionales a los impuestos que se pagan por el tabaco, alcohol y combustibles.

La amarga medicina , que está divulgando el gobierno griego ha sido prescrita por expertos en desastre financiero del FMI y del Banco Central Europeo (BCE), según el funcionario.

También se aumentará el tipo impositivo sobre los beneficios de las empresas y se subirán los gravámenes sobre productos y consumos suntuarios, entre otras iniciativas.

Para reducir el déficit que en el 2009 subió a 13.6% del PIB, hasta por debajo de 3% en el 2014, el gobierno recortará el salario de los funcionarios, congelará contrataciones durante tres años y recortará el número de pagos que reciben los pensionados de 14 a 12 mensualidades por año.

Las medidas tendrán que ser aprobadas el miércoles próximo por el cuerpo legislativo de Grecia, pero se espera un positivo resultado, ante el compromiso asumido con el Fondo Monetario Internacional.

Recesión asistida

El recorte del gasto público afectará el crecimiento económico de aquí al 2011. Y será hasta en el 2012, cuando el PIB griego podría llegar a un modesto 1.1%, destacó.

También prevé que la deuda pública aumentará hasta un tope cercano a 145% del PIB en el 2013 y a partir de ahí comenzará a reducirse.

El problema de Grecia comenzó el año pasado.

ymorales@eleconomista.com.mx