La economía de Grecia debiera volver a crecer en el 2014, dijo el consejero del Banco Central Europeo Joerg Asmussen, mientras el país donde comenzó la crisis de la zona euro enfrenta su quinto año de recesión.

Según un anticipo de una entrevista que aparecerá el martes en el diario Rheinische Post, Asmussen dijo que era un objetivo del BCE mantener a Grecia dentro de la zona euro y ayudar a que vuelva a los mercados de capitales paulatinamente en el 2015.

"Espero un crecimiento positivo en Grecia a partir del 2014, con la implementación de las medidas de austeridad", dijo Asmussen. "Los costos de Grecia de dejar la zona euro son incalculables", agregó.

Grecia debió recurrir a un segundo paquete de rescate internacional y debe implementar profundos recortes de gasto fiscal y reformas para hacer que su carga de deuda sea más manejable.

Asmussen, miembro del Consejo Ejecutivo del BCE, también instó a los mercados a que no crean que habrá una extensión adicional del financiamiento a tres años a tasas bajas que el banco central inyectó al sistema financiero mediante dos operaciones que totalizan un billón de euros (1.3 billones de dólares) en diciembre y febrero.

"Lo importante es que las medidas extraordinarias del BCE son solo por un periodo limitado de tiempo y nadie debe asumir que lo haremos por tercera vez solo porque lo hemos llevado a cabo dos veces como operación de refinanciamiento", agregó.

Después de la última reunión de política monetaria del BCE el pasado 4 de abril, el presidente del BCE, Mario Draghi, descartó una idea impulsada por Alemania de que el banco comience a planificar una retirada de las medidas de emergencia contra la crisis.

Pero Draghi subrayó que la autoridad monetaria mantendría un ojo avizor sobre las presiones de precios, que los consejeros alemanes temen que rebroten debido a la inyección de liquidez.

RDS