Grecia planea recortar aún más las pensiones, el gasto social y los salarios del sector público para conseguir la mayor parte de los ahorros por 12,000 millones de euros (15,000 millones de dólares) necesarios para satisfacer a los prestamistas, de acuerdo con un borrador que incluye una lista de medidas.

Reuters accedió el viernes al documento, que considera un polémico plan para despedir empleados públicos, iniciativa que pondrá a prueba la cohesión de la frágil coalición de tres partidos liderada por el primer ministro Antonis Samaras.

Aún si los líderes políticos aceptan las medidas, necesitarán la aprobación de los inspectores de la Unión Europea y del Fondo Monetario Internacional, que regresan a Atenas la próxima semana.

Dependiendo de si consideran que las medidas son creíbles y verificables, los inspectores redactarán un reporte que determinará si la UE y el FMI continúan apoyando a Grecia, permitiendo que el país evite un incumplimiento de pagos desordenado y la posible salida del euro.

De casi 12,000 millones de euros en recortes de gastos que se buscan en la ronda actual, 4,600 millones de euros provendrían de una reducción de las pensiones, 1,390 millones de salud, 1,320 millones de salarios estatales y 1,270 millones de costos administrativos.

La lista, obtenida de una fuente de la coalición griega, fue formulada por el Ministerio de Finanzas del país, y fue presentada esta semana para su aprobación por parte de los líderes de los tres partidos en la coalición gobernante.

A pesar de que los políticos en general aceptaron el plan, dijeron que algunas medidas requerían más elaboración para asegurar que no afectaran desproporcionadamente a los más pobres.

Los socios menores en la coalición de Samaras, el PASOK (socialista) y la moderada Izquierda Democrática, en particular, se oponen a recortes generalizados de salarios y pensiones.

Otros paquetes de austeridad han causado quejas y protestas violentas.

Presionado por la reacción pública y el abandono de parte de algunos legisladores propios, el gobierno socialista renunció a fines del 2011, allanando el camino para los dos gobiernos de coalición que le siguieron.

RDS