Los ministros de Finanzas de los 17 países de la eurozona debatirán el próximo lunes la posibilidad de aplazar el rescate a Grecia hasta después de entradas las elecciones o entregarlo de forma gradual.

Nadie quiere abrir la caja a los griegos antes de las elecciones , indicó una fuente cercana a los ministros. Pero Atenas necesita de fondos antes del 20 de marzo, cuando vencen 14,500 millones de euros de su colosal deuda.

Sin embargo, Grecia espera obtener el visto bueno al desbloqueo del plan de desendeudamiento diseñado por la zona euro, declaró el portavoz gubernamental, Pantelis Kapsis.

Creemos que tendremos el visto bueno del eurogrupo para continuar con los procedimientos , para aplicar el programa económico exigido por la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional a cambio del desbloqueo de 130,000 millones de euros en créditos y para lanzar la operación que debe borrar 100,000 millones de la deuda en posesión de los acreedores privados, indicó Kapsis.

Para lograrlo, el primer ministro Luca Papademos inició ayer una serie de contactos con sus homólogos europeos con una primera conferencia telefónica con la canciller alemana, Angela Merkel, precisó Kapsis.

En caso de aprobar la ayuda, los dirigentes europeos quieren asegurarse de que el dinero será correctamente administrado.

Así gana más adeptos la iniciativa de Alemania y Francia de bloquear una cuenta especial para Grecia, en la que se controlarán los fondos aportados para el pago de los intereses de la deuda griega.

Esos países dudan, además, de la posibilidad de que la deuda griega alcance un nivel sostenible pese al rescate, pendiente desde octubre del 2011.