Atenas.- Grecia recibió el primer tramo de 7,500 millones de euros de ayuda de su nuevo rescate de la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional, con el grueso del dinero destinado al pago de los bonos en manos de los bancos centrales de la zona euro, dijeron el martes funcionarios gubernamentales.

El FMI y los socios de Grecia en la zona euro aprobaron la semana pasada un segundo paquete de rescate de 130,000 millones de euros (172.150 millones de dólares) para mantener al endeudado país a flote hasta el 2014.

" Recibimos 5,900 millones de euros de la zona euro y 1,600 millones de euros del FMI", dijo a Reuters un funcionario del Ministerio de Finanzas.

El funcionario comentó que Grecia usaría este dinero para pagar 4,660 millones de euros al Banco Central Europeo y a otros bancos centrales nacionales por el monto del capital de un bono a tres años que venció el martes. Los fondos también cubrirán cerca de 200 millones de euros en intereses del mismo bono y el resto va a cubrir necesidades presupuestarias, agregó.

En la mayor reestructuración de deuda de la historia, los acreedores privados han asumido pérdidas por sus tenencias de bonos griegos, pero no los acreedores oficiales como el BCE, lo que significa que Atenas todavía debe pagar cupones y deuda por vencer.

El Parlamento tiene previsto ratificar el acuerdo de rescate más tarde el martes.

Un portavoz gubernamental dijo que Atenas nombraría a un nuevo ministro de Finanzas para reemplazar a Evangelos Venizelos el martes o miércoles. Venizelos renunció el lunes para encabezar al partido socialista PASOK en las elecciones previstas para principios de mayo.

DÉFICIT DE CUENTA CORRIENTE DISMINUYE EN ENERO

El déficit en la cuenta corriente de Grecia disminuyó 46% interanual en enero, ayudado por una menor brecha comercial, dijo el martes el banco central, en una inusual buena noticia para el vapuleado país.

El déficit se redujo a 1,500 millones de euros (1,980 millones de dólares) desde el rojo de 2,750 millones visto en el mismo mes del 2011, dijo el Banco de Grecia.

Un indicador clave de desequilibrio macroeconómico, la brecha de cuenta corriente refleja una erosionada competitividad económica, en parte debido a los aumentos salariales por sobre la productividad.

La brecha de la cuenta corriente muestra una importante mejora en enero, gracias al continuo crecimiento de las exportaciones, una caída marcada en el volumen de las importaciones de combustible y menores desembolsos para los servicios de turismo y transporte en el exterior", dijo Nikos Magginas, economista del Banco Nacional de Grecia.

Magginas espera que la tendencia de disminución del déficit se acelere en el resto del año, especialmente si la contribución del turismo y de las exportaciones aumenta a partir del segundo trimestre en adelante.

Grecia disminuyó su actual déficit de cuenta corriente a 9.8% del producto interno bruto el año pasado desde 10.5% del 2010 y 11% del 2009.

El banco central espera que el déficit se contraiga aún más hasta 7% del PIB este año.

apr