El Gobierno de Grecia está preparando el texto de un acuerdo de rescate por 130,000 millones de euros, el cual debe ser presentado a los líderes políticos del país para su aprobación, dijo el martes un funcionario.

Las declaraciones sugieren que Atenas ya ha terminado las conversaciones con sus prestamistas en torno al rescate.

Las autoridades políticas del país discutirán el acuerdo posteriormente en el día.

"El Gobierno griego está trabajando en el documento final que será discutido en el encuentro de líderes políticos que se celebrará más tarde en el día", dijo a Reuters un funcionario del Gobierno que pidió no ser identificado.

TORTUOSO ANDAR

Desde hace dos años que las autoridades europeas luchan para salvar a Grecia de la ruina financiera. Pero mientras las conversaciones más se acercan a un acuerdo definitivo, mayor es el riesgo de que puedan colapsar.

La crisis ha estado marcada por el incumplimiento de distintos plazos y por las idas y venidas con los paquetes de rescate, pero ahora parece haber algo definitivo. Grecia no será capaz de pagar enormes vencimientos de bonos el 20 de marzo si no recibe más ayuda.

En mayo del 2010 se acordó un primer plan de rescate de 110,000 millones de euros, solamente para que poco después resultara insuficiente ante el deterioro de la economía griega. Un segundo paquete de 130,000 millones de euros se acordó en octubre, pero aún deben finalizarse los detalles.

Para que los detalles pueden estar listos se tienen que poner de acuerdo muchas partes, y el peligro de que una de esas piezas se caiga y ponga en riesgo todo nunca fue más grande.

"Están bailando en el filo de la navaja", dijo Janis Emmanouilidis, analista en jefe del Centro de Política Europea en Bruselas.

"Hay muy, pero muy poco tiempo. Mientras más se desarrolla la crisis, más intensos se vuelven estos momentos. Si algo sale mal, y eso se está volviendo cada vez más posible, en algún punto podría colapsar todo, con todas las consecuencias posibles", añadió.

Emmanouilidis cree que todo funcionará en el corto plazo, con los líderes políticos de Grecia alcanzando un acuerdo de último minuto con la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional.

Los prestamistas han exigido que todos los partidos firmen las medidas de austeridad demandadas como parte del segundo rescate. Pero con las elecciones de abril, eso podría ser similar a escribir una nota de suicidio político.

Incluso si firman, hay otros elementos que podrían no funcionar.

"La tendencia es que la situación se está volviendo cada vez más peligrosa mientras aumentan las variables. El rompecabezas se está poniendo más complicado y el peligro es más grande que nunca antes. Pero aún creo que las cosas se arreglarán", dijo Emmanouilidis.

RDS