Grecia quiere pedir dos años más a sus acreedores internacionales, hasta 2016, para cumplir su plan de austeridad, aseguró este miércoles el periódico financiero británico Financial Times, aunque Alemania continúa siendo reacia a cualquier concesión en los plazos.

Según FT, si se acordarán dos años más, G recia necesitaría además otros 20,000 millones para cuadrar sus cuentas.

El primer ministro Antonis Samaras tiene previsto hacer la demanda en los encuentros de la próxima semana con la canciller alemana Angela Merkel, el 24 de agosto en Berlín, y con el presidente francés, Franóois Hollande, el 25 de agosto en París, dijo el periódico, citando un documento donde se detalla la propuesta griega.

A pesar de que no hubo ninguna reacción oficial en Atenas, donde este miércoles es día festivo por la celebración de la fiesta ortodoxa de la Asunción, Alemania no tardó en reaccionar y dijo que no estaba dispuesta a dar más tiempo a Grecia, a la espera de nuevos esfuerzos por parte del gobierno.

"Para la señora Merkel y para todo el gobierno, lo que vale es el +memorandum of understanding+ (el documento que fija las condiciones de la ayuda), tal y como fue acordado" entre Grecia y sus acreedores (Unión Europea, Fondo Monetario Internacional, Banco Central Europeo), dijo el portavoz del gobierno Steffen Seibert en una conferencia de prensa.

"El informe de la troika será la base de cualquier decisión futura", añadió el portavoz, en referencia al informe que se espera en septiembre y en el que los expertos de los acreedores internacionales tienen que evaluar el avance del plan de ajustes presupuestarios.

La decisión de otorgar un nuevo tramo por valor de 31,500 millones de euros del plan de ayuda dependerá en gran parte de lo que dictaminen los expertos en sus conclusiones.

Para conseguir el visto bueno de sus acreedores, el gobierno griego está trabajando en nuevos planes de recorte para ahorrar 11,500 millones de euros en 2013-2014.

Frente al descontento popular por las medidas de ajuste, que ya provocaron una crisis política, el nuevo gobierno tripartito formado por los conservadores de Nueva Democracia, los socialistas del Pasok y el partido de izquierda Dimar tiene como prioridad conseguir más tiempo desde que entró en funciones en junio.

Según el documento al que tuvo acceso el Financial Times, el país necesitaría además otros 20,000 millones de euros para cuadrar sus cuentas si se aprobaran los dos años adicionales, pero no tiene intención de pedir una nueva ayuda a sus socios de la zona euro.

Para obtener los 20,000 millones, Atenas propone financiarse con un préstamo ya existente del FMI, mediante emisiones de deuda y retrasando de 2016 a 2020 el inicio del reembolso del primer préstamo de 110,000 millones de euros que recibió de la UE y el FMI, según FT.

Las ayudas de los acreedores son vitales para Grecia, que según las últimas estimaciones alcanzará en 2012 un déficit del 7%, lejos del 5.4% previsto inicialmente, lo que pone en duda su capacidad para cumplir sus objetivos.

El martes, Grecia consiguió captar un monto excepcional de 4,063 millones de euros en letras del tesoro a tres meses pero con tasas de interés al alza.

Con esta emisión, que no tuvo mucha demanda, Grecia espera cubrir sus gastos corrientes y quizás reembolsar parte de la deuda por valor de 3,200 millones de euros del Banco Central Europeo (BCE), que vence el 20 de agosto.

Frente a la rigidez del gobierno alemán, el ex canciller alemán Gerhard Schroder pidió este mismo miércoles a su país más solidaridad con Grecia, en una entrevista en la televisión pública griega Net.

"Alemania ha sido solidaria (con Grecia) pero espero más", dijo Schroder desde la isla de Kos (sureste), donde dijo haber venido de vacaciones para demostrar su solidaridad con los griegos.

"Si Grecia avanza en sus reformas, hay que darle tiempo", aseguró en declaraciones traducidas al griego.

RDS