Grecia pidió un primer desembolso de 20,000 millones de euros (unos 26,000 millones de dólares) de la ayuda de la Unión Europea (UE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI) para evitar la quiebra, indicó a la AFP un responsable del ministerio de Finanzas.

El ministerio de Finanzas griego "pidió a la Comisión Europea y al Banco Central Europeo girar 14,500 millones de euros" correspondiente a la primera franja del mecanismo aplicado por la Eurozona para apoyar a Grecia, agregó el responsable, que no quiso revelar su identidad.

El ministerio también reclamó el giro de la parte correspondiente al FMI, es decir 5,500 millones de euros, precisó la misma fuente.

Grecia tiene que pagar el 19 de mayo vencimientos de su deuda por un monto de 9,000 millones de euros.

El plan de la UE y el FMI contempla una ayuda total de 110,000 millones de euros en tres años y fue adoptado en forma definitiva por los líderes de los países de la Eurozona el pasado viernes en Bruselas.

Pero a cambio de esos préstamos bilaterales de los Estados europeos, Grecia se comprometió a tomar duras medidas de ajuste para reducir su déficit público, que rozó 14% del PIB (Producto Interior Bruto) en el 2009.

Este recorte draconiano en el gasto público ha provocado fuertes protestas, a pesar de que por ahora la mayoría de los griegos dice aceptarlo.

En ese sentido, los sindicatos anunciaron una nueva manifestación el miércoles, luego de que el gobierno adoptase el lunes un proyecto de reforma del sistema jubilatorio que prevé una reducción de las pensiones en una media de 7% de aquí al 2015 y una elevación de la edad mínima para jubilarse.

El gobierno socialista del primer ministro Giorgos Papandreu teme nuevos incidentes tras una huelga general que se saldó con tres muertes en miércoles pasado.

En tanto, si las bolsas mundiales saludaron el lunes con euforia el acuerdo histórico de un plan de apoyo a la zona euro por 750,000 millones de euros, el martes registraban un retroceso en un clima de prudencia.

La agencia de calificación financiera Moody's advirtió el lunes que seguían planeando bajar las notas de la deuda de Grecia y Portugal en las próximas semanas.

Al tanto de que la situación aún está lejos de encontrarse completamente estabilizada, los ministros europeos de Finanzas ya afirmaron que España y Portugal anunciarán nuevas medidas de ajuste esta semana.

De su lado, el comisario europeo de Asuntos Económicos, Olli Rehn, que precisó que los planes previstos por España y Portugal serán examinadas el 18 de mayo, instó a esos países a "tomar medidas concretas desde ahora para mejorar la situación de sus finanzas públicas este año y el próximo".

Rehn agregó que otros países también tendrán que ocuparse del problema del déficit y la deuda pública, entre ellos Italia.

RDS