El canje de bonos acordado entre Grecia y los acreedores privados constituirá un default que motivará una degradación de la calificación soberana del emisor hasta RD , que es un default selectivo, advirtió la agencia Fitch Ratings.

Aun si ingresa a tiempo el préstamo multilateral para evitar un impago del país, precisó la firma en un comunicado, los títulos emitidos por el gobierno heleno serán calificados como si el gobierno estuviera al borde de un inminente o inevitable default .

En consecuencia, Fitch recortó la calificación de deuda soberana del país hasta C desde CCC , lo que deja al país en el escalón donde los emisores están en bancarrota aun cuando no han presentado un impago formal.

No obstante a la advertencia, Fitch explica en el comunicado que los nuevos títulos que otorgará el gobierno a los bancos acreedores no tendrán la categoría de RD, pues al ser respaldados por el eurogrupo serán merecedores de una nueva evaluación, consistente con su estructura y perfil de crédito.

En cambio, los bonos antiguos, es decir, los que ahora están en manos de los bancos, aseguradoras y fondos de inversión, se encuentran calificados a sólo un escalón de la nota más baja en la escala de la agencia, que es D y corresponde al default absoluto y puro.

SIN PRECEDENTES

Aparte, el vocero del Instituto Internacional de Finanzas (IIF), Frank Vogl, explicó por qué el Director del Instituto ha calificado el acuerdo de canje de bonos como una quita histórica.

Según él, un precedente más próximo a la reducción de deuda que aceptaron los banqueros representados está en la Iniciativa Multilateral del Perdón de Deuda que en 1999 condujeron el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional (FMI) para los países más pobres del planeta.

No ha habido una reducción de deuda tan grande como la que asumirán las instituciones financieras globales con Grecia, excepto la de los países más pobres, como Haití, Costa de Marfil, Eritrea, Kirguistán, Comoras, Nepal, Somalia, Sudán o Togo, a los que se les ha tenido que condonar o perdonar la deuda, por acuerdo multilateral , aseveró.

Si no fuera un motivo suficiente para calificar de histórica la quita a la deuda griega, explicó, se puede decir que es el único país de altos ingresos que ha puesto en marcha la reestructuración de su deuda soberana.

Además, comenta que el tamaño de la deuda reestructurada es de lejos superior al de cualquiera de las reestructuraciones anteriores en términos de dólares (más de 260 millones) y es incluso la más grande en términos del PIB, que corresponde a 95% del producto del 2011.

ymorales@eleconomista.com.mx