Grecia ya tiene en marcha sus reformas económicas y fiscales, por lo que espera volver a los mercados internacionales de bonos en el 2011 tras una recesión más suave de lo esperado este año, dijo el miércoles el ministro de Finanzas.

Pero George Papaconstantinou sostuvo en una entrevista que sus esfuerzos por manejar una desgastante crisis de deuda todavía están en riesgo, principalmente por los gastos en salud y pensiones, por lo que el país debe evitar una fatiga de reformas.

"Nuestro objetivo es terminar el año con tres buenas noticias: un esfuerzo de reducción de déficit que sea convincente y cumpla la meta, un esfuerzo de reforma estructural que sea convincente y completamente exitosa, y una tasa de crecimiento mejor a lo esperado", afirmó.

"Estas tres pienso que cambiarán las percepciones, convencerán a aquellos que son difíciles de convencer de que estamos en el camino correcto y facilitará que en algún momento del 2011 volvamos a los mercados (de bonos)", agregó.

Grecia ha adoptado medidas fiscales draconianas para salir de una crisis de deuda que ha sacudido a toda la zona euro, muchas de ellas fijadas como condición a cambio de un paquete de ayuda de 110,000 millones de euros acordado con el Fondo Monetario Internacional y la Unión Europea.

Papaconstantinou descartó una reestructuración de la deuda nacional, una medida que muchos en el mercado ya tenían asumida.

"Como he dicho siempre, la reestructuración está completamente fuera de la mesa. Nosotros nos estamos enfocando en la exitosa implementación del programa", agregó.

El ministro comentó que las reformas estaban dando buenos resultados y que no existían nuevos planes, aunque no debieran ser subestimados los riesgos.

"Hay dos cosas que siempre son un potencial riesgo. Uno es el exceso de gasto (...) y segundo, es la fatiga de reformas. Los buenos resultados que hemos tenido no deberían hacernos pensar que hemos terminado el proceso de reformas. No lo haremos. Hay mucho por hacer", agregó.

Recesión más suave

Las cuentas de salud y los fondos de pensiones son las principales preocupaciones, pero no pondrían en peligro la meta de reducir el déficit presupuestario a 8.1% del PIB este año desde el 13.6% del 2009.

Papaconstantinou dijo que las señales del desempeño de la economía, que se espera se hunda 4% este año, eran alentadoras, aunque la inflación, proyectada en 1.9%, probablemente se exceda este año.

"Esperamos cerrar el año con un mejor desempeño (económico) que el proyectado. Es difícil predecirlo, entre 3 y 4% (...), dependerá de si el tercer trimestre se ve una caída por el impacto de las medidas o (...) comienza a retornar la confianza", agregó.

Dadas las buenas señales, a Papaconstantinou le gustaría que Grecia volviera a los mercados de bonos el próximo año, aunque el acuerdo trienal con la UE y el FMI contempla más tiempo. Algunas agencias calificadoras han recortado los bonos griegos a terreno basura y los diferenciales siguen prohibitivos.

Grecia emitirá letras del Tesoro a corto plazo para cubrir vencimientos de deuda en julio, los primeros desde el acuerdo suscrito en mayo. Papaconstantinou dijo que las dos subastas, previstas para el 13 y el 20 de julio, apuntarán a recaudar más de 4,000 millones de euros, el monto que vence.

"No veo hoy que tratemos de ir por más", agregó, aunque sostuvo que la emisión de bonos de España el martes, que tuvo una gran demanda, fue una buena señal para Grecia.

RDS