Atenas.- Las negociaciones entre Grecia y sus acreedores privados sobre la eliminación de una parte de su deuda continuarán el viernes, tras lograrse en la reunión de este jueves "avances" hacia un acuerdo que Atenas espera presentar en la cumbre europea del lunes próximo.

Tras un encuentro en Atenas de unas dos horas con el primer ministro griego Lucas Papademos y su titular de Finanzas, Evangelos Venizelos, los negociadores que representan a los acreedores privados de Grecia constataron "avances".

"Las conversaciones estuvieron centradas en cuestiones legales y técnicas (...) y se han logrado algunos avances; los trabajos continuarán", indicó en un comunicado el lobby bancario mundial que representa a los acreedores, el Instituto de Finanza Internacional (IIF), tras una reunión en Atenas entre su jefe Charles Dallara y el primer ministro griego, Lucas Papademos.

Una fuente gubernamental griega confirmó que las conversaciones continuarán el viernes "a nivel legal y técnico".

Charles Dallara, dirigente del Instituto de Finanza Internacional (IIF), ya declaró reiteradas veces que los banqueros no aceptarán voluntariamente una reducción superior al 50% del valor de sus títulos griegos que permitiría una quita de unos 100,000 millones de euros de deuda del país.

Para el Fondo Monetario Internacional (FMI), el objetivo es reducir el porcentaje de deuda pública griega del 160% actual al 120% del PIB en el año 2020. Esa es la condición indispensable para que el FMI y la UE desbloqueen una serie de préstamos que Grecia necesita de forma absolutamente urgente, para cumplir el 20 de marzo con un vencimiento de deuda de 14,500 millones de euros.

El gobierno de Atenas espera poder presentar un acuerdo marco en la cumbre europea del 30 de enero, para poder firmar un acuerdo definitivo sobre la restructuración de su deuda antes de la fecha límite, fijada el 13 de febrero.

El portavoz del gobierno griego Pantelis Kapsis dijo a la radio Flash este jueves que espera "que se concluya un acuerdo lo antes posible".

"Hay una fuerte presión por parte de todos los Estados miembros (de la UE) sobre Grecia y los bancos para que haya acuerdo", dijo una fuente europea este jueves.

"Para asegurar la viabilidad de la deuda de Grecia, es esencial que un nuevo programa se base en una combinación de participación del sector privado y de apoyo del sector público, que reduzca la deuda a 120% del PIB en 2020", insistió el miércoles por la noche el FMI.

Por el momento, el sector público -- en particular el Banco Central Europeo (BCE), que tiene 45,000 millones de deuda griega -- hace oídos sordos.

Según declaró el jueves el presidente del Eurogrupo Jean-Claude Juncker al diario francés Le Figaro, "se plantea" no obstante una contribución del BCE a los esfuerzos de reestructuración de la deuda griega.

"La cuestión se plantea, pero no sería razonable que el presidente del Eurogrupo invite a la BCE a orientar su política en un sentido u otro", dijo.

"Hallen una solución, y aplíquenla rápidamente", declaró por su lado al Financial Times Brian Moynihan, jefe de Bank of America Merrill Lynch, desde Davos, donde se reúne esta semana el Foro Económico Mundial (WEF).

klm