Los acreedores privados, representados por el Institute of International Finances (IIF) habrían llegado a un acuerdo sobre la deuda de Grecia.

"Las consultas intensivas con el sector privado continuarán, con el objetivo de presentar una oferta oficial para el 13 de febrero, explicó la fuente anónima citada por Reuters.

Antes de esa noticia, el diario alemán Financial Times Deutschland había publicado que los acreedores privados y Atenas habrían llegado a un acuerdo, con un tipo de interés que rondaría el 4%. En el mercado también circulaba el rumor de que el canje implicaría aceptar bonos con vencimiento en 30 años, unos títulos que en el mercado cotizan ahora con un descuento mayor casi el 80%.

Cuando la noticia cundió entre las mesas de intermediación bursátil, la reacción fue una fuerte subida, que en el Ibex llegó a superar el 1% en cuestión de minutos. Hay cierta inquietud en el mercado. Se esperaba un acuerdo a tiempo para los encuentros del Ecofin y el Eurogrupo, que tienen lugar hoy y mañana y en los que participan los ministros europeos de Finanzas.

El potencial acuerdo con los acreedores privados, conocido como PSI (Private Sector Involvement) implicaría aceptar unas pérdidas de al menos el 50% en unos activos cuyo valor nominal es de unos 200,000 millones de euros. La cifra definitiva de la quita se espera que esté entre el 65% y el 70%.

En el mercado, lo que se descuentan son pérdidas superiores al 70% y de hasta el 80%. Ese el descuento al que están cotizando los bonos helenos en el secundario. El acuerdo del PSI es fundamental para que se dé vía libre al segundo paquete de rescate de Grecia, valorado en unos 130,000 millones de euros y cuyo primer desembolso serviría para que Grecia pudiera atender los vencimientos de 14,400 millones que afronta el 20 de marzo.

En alianza informativa con CincoDías.com

klm