El presidente griego realizaba el sábado los últimos esfuerzos por conseguir un acuerdo de Gobierno en Atenas, luego de que los principales partidos políticos no lograran un consenso sobre la postura que debería adoptar el país ante el rescate financiero que lo salvó de la bancarrota.

El panorama político griego se sumió en el caos luego que los votantes humillaran a los únicos partidos que respaldan el plan de rescate, dejando a los bloques tradicionales sin suficientes escaños para formar un Gobierno que asegure la entrega del siguiente tramo de ayuda financiera a Grecia.

Sin ayuda de la UE y el FMI, el país corre el riesgo de caer en bancarrota en cuestión de semanas y - según reconocen ahora abiertamente los líderes europeos - de quedar camino a una potencial salida de la zona euro.

El sábado por la mañana, el líder socialista Evangelos Venizelos se entrevistó con el presidente Karolos Papoulias para confirmarle formalmente que había sido incapaz de persuadir a otros partidos de formar una amplia coalición que mantuviera el acuerdo de rescate aunque trataran de mejorar sus condiciones.

El responsable del bloqueo fue Alexis Tsipras, un carismático izquierdista radical de 37 años que se ha erigido como el estandarte de los que se oponen a las duras medidas de austeridad impuestas por el rescate y podría ser el que tiene más que ganar de unas nuevas elecciones.

Papoulias tendrá una última oportunidad el domingo de presionar a todos los líderes políticos para que formen una coalición. Si fracasa, deberá convocar nuevos comicios en junio.

En unas declaraciones televisadas durante su reunión, Venizelos instó al presidente a que presione a Tsipras para que se sume a un "Gobierno ecuménico".

"Plantéele esto al señor Tsipras. No he recibido una respuesta positiva", sostuvo Venizelos. "Creo que es donde debería centrar sus esfuerzos durante las consultas", indicó.

El presidente contestó: "Hay señales de optimismo en lo que me está contando y espero poder contribuir a la formación de un Gobierno, porque las cosas son bastante difíciles".

PANORAMA SOMBRIO PARA EL BLOQUE

Papoulias se reunirá el domingo a las 9 de la mañana con los tres principales líderes políticos del país para hacer el último intento por formar una coalición de Gobierno. Luego se entrevistará con los líderes de partidos más pequeños de forma individual.

El rumbo hacia otras elecciones ha causado estragos en los mercados financieros, tanto en Grecia como el resto de Europa.

La perspectiva de que Atenas abandone el euro es considerada como un riesgo para el balance de los bancos y la calificación de rating de otros países vulnerables de la zona euro, aunque el bloque está mejor preparado de lo que lo estaba hace unos meses.

El viernes, mientras los políticos griegos reconocían su fracaso a la hora de formar una coalición, el euro cayó a su nivel más bajo desde enero, casi 1.29 dólares.

Las encuestas de opinión realizadas en la semana transcurrida desde las elecciones muestran que la coalición de Tsipras, SYRIZA, se quedaría ahora con al primer puesto, un premio que le reportaría un bono automático de 50 diputados extra en la cámara de 300 escaños a expensas de los conservadores.

Tsipras dice que el acuerdo del rescate debe desbaratarse, aunque la mayoría de los griegos afirma que desea permanecer en la zona euro, una postura que Bruselas considera incompatible con los términos del rescate.

JSO