Atenas.- La decisión del BCE, este miércoles, de privar a los bancos griegos de una de sus fuentes de financiación no tiene "repercusiones negativas" en el sector financiero del país, que sigue "totalmente protegido" gracias a los otros canales de liquidez disponibles, declaró el Ministerio griego de Finanzas en un comunicado.

Esta decisión, añade el comunicado, "traslada la presión a la Eurozona -la reunión de los ministros de Finanzas de la zona euro- para progresar rápidamente hacia un acuerdo que beneficie a cada uno" sobre el futuro de la deuda griega y de las reformas económicas del país.

La institución monetaria de Fráncfort anunció la noche del miércoles que suspendía un régimen de favor concedido a los bancos griegos, que les permite pedir dinero prestados al Banco Central Europeo con garantías inferiores a las que exige habitualmente.

Esta decisión agrandó los temores de una asfixia financiera de Grecia.

Pero los bancos griegos podrán beneficiarse de un mecanismo de urgencia, llamado ELA, que les permite recibir fondos del Banco de Grecia en caso de crisis de liquidez.

Gracias a este mecanismo, "el sistema bancario griego sigue estando suficientemente capitalizado y totalmente protegido", asegura el Ministerio.

El ministro griego de Finanzas, Yanis Varoufakis, en desplazamiento en Fráncfort, evocó con anterioridad este miércoles "discusiones fructuosas" con el presidente del BCE, Mario Draghi.

"El Gobierno amplía todos los días el círculo de sus consultas con sus socios y con las instituciones que integra", insiste el comunicado del Ministerio, y añade que el Gobierno griego permanece "firme en sus objetivos de aplicar el programa de salvación social", y de reactivación, para lo que fue elegido en las legislativas del 25 de enero que ganó el partido de izquierda radical Syriza.

El anuncio del BCE ha llegado cuando Varoufakis y el primer ministro griego, Alexis Tsipras, están de gira europea para intentar renegociar la deuda griega, tal como está previsto en el programa de Syriza. Yanis Varoufakis se reúne este jueves en Berlín con su homólogo alemán, Wolfgang Schauble.

mac