Grecia captó 1,300 millones de euros con bonos del Tesoro a tres meses, con una tasa de 4.25%, en baja con relación a la de 4.61% atribuida durante la última emisión del mismo tipo el 14 de febrero, anunció la agencia griega de gestión de la deuda pública (PDMA).

Esta emisión, que tuvo una demanda dos veces mayor, es la primera realizada luego del éxito de la reestructuración de una parte de la deuda soberana griega, que permitirá eliminar 105,000 millones de euros actualmente en poder de acreedores privados del país.

La oferta inicial era de 1,000 millones de euros, informó la PDMA en un comunicado.

Privada de acceso a los mercados para financiamiento a medio y a largo plazo desde el 2010, cuando estalló la crisis de la deuda, Grecia pasó a emitir, dos veces por mes, obligaciones a corto plazo.

Su supervivencia financiera es asegurada por préstamos de la Unión Europea y del Fondo Monetario Internacional, que se comprometieron -paralelamente a la resstructuración acordada por los acreedores privados- a poner en marcha un segundo plan de ayudas por 130,000 millones de euros, luego de una tapa inicial de 110,000 millones en mayo del 2010.