Atenas.- Grecia se reúne el jueves por segundo día con sus acreedores privados para abordar un plan crucial de canje de bonos, cuando se acaba el tiempo para que se alcance un compromiso para evitar un incumplimiento de pagos.

Las negociaciones entre el primer ministro, Lucas Papademos, y Charles Dallara, jefe del Instituto de Finanzas Internacionales que representa a los tenedores de bonos privados, se reanudaron el miércoles tras llegar a un punto muerto la semana pasada.

Se ha hablado de un eventual acuerdo en los próximos días, pero sólo después de un periodo de intensa negociación.

"El hecho de que se reunieran durante dos horas y media el miércoles y que las conversaciones continúen el jueves es una prueba (de que se están haciendo esfuerzos para cerrar un acuerdo)", dijo un responsable oficial del Gobierno griego a Reuters bajo condición de anonimato.

"De otro modo, las conversaciones no continuarían", añadió.

No puede haber más en juego. Ambas partes deben forjar un acuerdo en los próximos días que despeje el camino para que Grecia reciba una nueva infusión de ayuda y evite la bancarrota cuando cumpla el plazo de amortización de bonos a finales de marzo.

Aunque se alcance un acuerdo con rapidez, el procesamiento de la documentación llevará semanas y los prestamistas oficiales de Grecia, la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional, han dicho que las cosas han de aclararse antes de que Atenas reciba más ayuda internacional.

A flote por los préstamos concedidos, Grecia afronta la perspectiva de salir de la zona euro y de tener más problemas económicos y sociales si no cierra un acuerdo con los tenedores privados de bonos.

El acuerdo es vital para que Grecia se asegure un segundo paquete de rescate por 130,000 millones de euros y la UE y el FMI han advertido a Atenas de que sin una garantía no recibirá más fondos.

El canje tiene como propósito reducir la deuda griega de 350,000 millones de euros en 100,000 millones mediante la aceptación por parte de los inversores privados de un descuento del 50% del valor de sus bonos griegos.

Pero los términos -incluidos las tasas de interés y la fecha de expiración de los nuevos bonos griegos que se ofrecerán a los acreedores a cambio de la deuda vieja- aún deben acordarse.

RDS