Grecia pudo cumplir con el pago de 9,000 millones de euros a los tenedores de bonos griegos a 10 años, cuyo vencimiento desató el temor de que el país caería en bancarrota.

Con este movimiento, Atenas también desmintió los rumores del mercado, que decían que estaba considerando dejar la Unión Europea o la zona euro.

Las especulaciones hicieron que la moneda alcanzara niveles récord.

Grecia pudo pagar a sus tenedores de deuda, gracias a los préstamos concedidos en los últimos días por la UE y el Fondo Monetario Internacional (FMI). Los 10 países de la eurozona le prestaron 14,500 millones de euros y la semana pasada, el FMI contribuyó con 5,500 millones.

El objetivo de esta ayuda internacional era permitir a Atenas cumplir con un vencimiento de deuda de 9,000 millones.

La fecha clave

Antes de que se acordara el plan de ayuda, el vencimiento ayer de los bonos a 10 años desató el temor de que Grecia cayera en bancarrota, provocando un terremoto financiero en el mundo entero.

El ministro de Finanzas de Grecia, George Papaconstantinou, informó que el préstamo de sus socios de la eurozona, unido al del FMI, cubre las necesidades de financiamiento inmediatas y las de corto plazo del país.

Grecia recibirá otros 18,000 millones de euros de la UE y el FMI en dos partes, en septiembre y diciembre, pero la entrega de ese monto dependerá de los resultados del plan de austeridad adoptado por el gobierno, que prevé aumentos de impuestos y recortes salariales para los funcionarios y los pensionistas.

Por otra parte, para este jueves, los sindicatos han convocado la cuarta huelga general para protestar contra las medidas de austeridad. La huelga mantendrá cerrados ministerios, servicios públicos, escuelas y bancos.

Sin embargo, los vuelos internacionales no se verán afectados, ya que los controladores aéreos decidieron no sumarse.

Por otra parte, la canciller de Alemania, Angela Merkel, defendió este miércoles ante el Parlamento de su país, el proyecto de ley sobre la participación alemana en el enorme plan europeo de apoyo a la eurozona.

valores@eleconomista.com.mx