Davos.- El comisario europeo de Asuntos Económicos, Olli Rehn, anunció este viernes ante el Foro Económico Mundial de Davos que Grecia está a punto de alcanzar un acuerdo con sus acreedores privados para salvarse del default, dando una nota de optimismo a la cumbre europea del próximo lunes.

En el mismo debate, el secretario del Tesoro estadounidense, Timothy Geithner, alabó los esfuerzos realizados por los países de la Unión Europea (UE) para salir de la crisis de la deuda y aseguró que ciertas señales ya indican que se puede estar revirtiendo la situación.

Rehn anunció que es muy probable un acuerdo entre el gobierno griego y sus acreedores privados antes de la UE del próximo lunes en Bruselas.

"Estamos muy cerca", dijo el funcionario europeo en el Foro Económico Mundial (WEF) que se celebra en esta localidad de los Alpes suizos. "Están muy cerca de cerrar un acuerdo, si no es hoy acaso sea el fin de semana" y en el peor de los casos antes de fin de mes, señaló.

El Gobierno griego negocia con los acreedores privados una quita de unos 100,000 millones de euros (unos 130.000 millones de dólares), de una deuda que suma 350,000 millones de euros.

Un fracaso de las negociaciones podría provocar un desastre para la propia Grecia y para los bancos que poseen demasiada deuda griega y aumentaría la presión de los mercados sobre los países europeos que se encuentran en grandes dificultades.

Rehn aseguró que Grecia no sentará ningún precedente de pérdidas de inversores privados, dado que en adelante los países de la Eurozona en dificultad podrán recurrir al fondo de rescate creado para enfrentar situaciones semejantes.

"Aunque sé más o menos cómo será la eurozona en los próximos tres años, considero que los próximos tres días serán cruciales", dijo Rehn.

"Necesitamos una solución sólida para Grecia, aunque Grecia sea un caso especial", dijo el funcionario ante un auditorio de dirigentes políticos y empresariales. "La implicación del sector privado no será solicitada para ningún otro país de la Unión Europea", agregó.

En el mismo debate, el ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schaeuble, se mostró optimista respecto a que Grecia pueda evitar el default, pero advirtió que su nivel de deuda no deberá sobrepasar el 120% de su Producto Interno Bruto (PIB) en 2020. Actualmente ese porcentaje es de 160%.

"No prevemos un default de Grecia", declaró. "Sé que muchos de los participantes creen (en el default griego) desde hace tiempo, pero no espero un default de Grecia. Estoy convencido de que todo el mundo cumplirá con lo acordado", añadió.

El presidente del primer banco alemán, Deutsche Bank, Josef Ackermann, también se mostró confiado en la solución para Grecia y cifró en "casi el 70%" la quita o pérdidas que se están reclamando a los bancos que poseen deuda griega.

Pese a ello, Ackerman calificó el posible pacto de "gran acuerdo", y no de default.

El presidente del Eurogrupo (ministros de finanzas de la Eurozona), Jean-Claude Juncker, considera que los Estados acreedores de Grecia también deberían condonar una parte de las deudas, en una entrevista publicada este viernes por el diario austríaco Standard.

No obstante, en Bruselas, el ministro de Relaciones Exteriores alemán, Guido Westerwelle, reiteró la negativa de su país a aumentar las ayudas de los acreedores públicos a Grecia.

Un día después de que la Reserva Federal estadounidense (FED) achacase a la crisis de la zona euro el recorte de la previsión de crecimiento en Estados Unidos, el secretario del Tesoro, Timothy Geithner, dijo que percibe señales de que lo peor está quedando atrás.

"Europa está haciendo progresos", dijo a los delegados. "Durante dos meses, (los europeos) han estado poniendo las bases para ganar credibilidad".

"Tenemos a tres gobiernos (italiano, español y griego) haciendo cosas muy duras y al BCE haciendo lo que debe hacer", dijo Geithner al referirse a los planes de austeridad aplicados en esos gobiernos europeos.

Geithner aseguró que su país está dispuesto a aumentar los recursos del Fondo Monetario Internacional (FMI) siempre que la UE sea "capaz de encontrar la voluntad política y el consenso para construir un 'cortafuegos' más eficaz".

El responsable estadounidense dejó entrever que su país podría lanzar un llamado a las economías emergentes para que aumenten los fondos del FMI para ayudar al rescate de la zona euro.

La cita anual de Davos está marcada este año por el pesimismo en la economía global y, en particular, sobre la situación de los déficits públicos en Europa, al tiempo que se trata de buscar medidas para aumentar el crecimiento económico y el empleo.

El temor a un default de Grecia o a un empeoramiento de la situación en dos de las mayores economías de Europa (Italia y España) han puesto al euro bajo presión y la economía de la eurozona está al borde de la recesión.

En ese contexto, participantes en el foro como el presidente mexicano Felipe Calderón llamaron a Europa a "sacar el bazuca inmediatamente" y evitar el hundimiento de Italia o de España.

La zona euro conoció este viernes una buena noticia después de que el Tesoro italiano lograse colocar sin problemas en los mercados de deuda 11,000 millones de euros en obligaciones a corto plazo y con intereses sensiblemente inferiores a los de las últimas emisiones.

RDS