Una economía inerte y el lento progreso a la hora de recortar el gasto le costarían a Gran Bretaña su lugar entre las naciones con la principal calificación de crédito soberano este año, mostró el miércoles un sondeo de Reuters.

La lectura mediana de los 31 economistas encuestados esta semana era de una probabilidad de un 60% de que Gran Bretaña pierda su nota "AAA", que ostenta desde 1978, aunque debería evitar otra recesión por medio de un magro crecimiento este trimestre.

No obstante, el consenso sobre la calificación de crédito fue el aspecto más llamativo del sondeo, el primero que hace Reuters desde marzo del 2010 que sugiere que una rebaja sería el próximo paso.

Estados Unidos y Francia ya sufrieron recortes en sus notas "AAA" sin registrar una escalada en los costos del financiamiento, y pocos esperarían que pase algo distinto con Gran Bretaña.

Sin embargo, una rebaja en la nota sería un golpe político mayor para el Gobierno británico liderado por los conservadores, cuyo ministro de finanzas, George Osborne, convirtió en una de sus prioridades de política económica la defensa de la calificación cuando llegó al poder en el 2010.

Gran Bretaña ya recibió advertencias de que se arriesga a perder la nota debido a la situación de sus finanzas, por parte de dos de las tres principales agencias calificadoras, que estarán juzgando minuciosamente las últimas cifras del crecimiento y el endeudamiento.

RDS