La economía británica fue la estrella económica europea del 2013, con un crecimiento de 0.7% en el último trimestre del 2013, y de 1.9% en el conjunto del año, según cifras oficiales difundidas el martes.

Las cifras de la Oficina Nacional de Estadísticas (ONS, por su sigla en inglés) contrastan con las de las otras grandes economías de la zona euro, como Alemania (0.4%), Francia (0.1%) o España (-1.2 por ciento).

El crecimiento en el tercer trimestre había sido de 0.8%, y prácticamente inexistente (0.1%) en el 2012, según datos de la ONS.

El dato mostrado el martes es superior al que había inicialmente previsto el gobierno, que esperaba un progreso del Producto Interno Bruto (PIB) de 1.4% en el 2013.

Los datos del PIB son otro signo de que nuestro plan económico a largo plazo está funcionando, más crecimiento significa más trabajos, seguridad y oportunidades para la gente , estimó el primer ministro conservador, David Cameron.

Es una prueba más de que nuestro plan económico a largo plazo funciona , expresó en un comunicado George Osborne, ministro de Finanzas.

El crecimiento ha sido paralelo a una reducción del desempleo, que cayó de 7.4 a 7.1% en el último trimestre del 2013, alcanzando su nivel más bajo en cinco años.

La principal contribución al crecimiento vino del sector servicios (0.8% en el último cuarto del año).