La calificadora HR Ratings descartó que el grado de inversión de México se encuentre en riesgo ante el impacto que tendrá en las finanzas públicas la contracción de la economía mexicana frente al efecto del coronavirus y la caída del precio del petróleo

En la agencia, la calificación de México está en "A-/perspectiva negativa" desde octubre del 2018, cuando se canceló la construcción del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México en Texcoco. Se tendrían aplicar un downgrade de cuatro notches o escalones que por ahora están lejos de completarse, refirió el director de análisis de la firma, Felix Boni.

No obstante, reconoció que es urgente para ellos completar la acción de calificación que anticipa la perspectiva negativa, aunque quieren incorporar la respuesta del gobierno a los choques externos y a las medidas de contención que se aplicarán contra el coronavirus.

El analista explicó en videoconferencia, que pese a la falta de ingresos públicos que se presentará, consecuencia de menores ingresos por petróleo y tributarios, el gobierno mexicano contará con los que resulten de la ejecución de las coberturas petroleras, que estima sumarán 125,000 millones de pesos. Pero acotó que el acceso a estos recursos estará limitado y en consecuencia se corre el riesgo de incurrir en la contratación de deuda.

Los recursos provenientes de las coberturas petroleras suelen ingresar al al Fondo de Estabilización de los Ingresos Presupuestarios (FEIP). Pero la reglamentación modificada a fines del año pasado, limita el acceso a 50% de estos recursos.

Al cierre del 2019, el FEIP tenía 159,000 millones de pesos, lo que significa que el FEIP no podría entregar más de 80,000 millones.

Certidumbre para IP, determinante

El analista de la calificadora mexicana comentó que el debilitamiento de la economía en 2019, resultó de la incertidumbre de los inversionistas. De ahí la relevancia de mejorar las condiciones para la iniciativa privada, de manera que se pueda garantizar que tras el choque por el Covid-19, estén listos y dispuestos a invertir.

No obstante, matizó que la consulta popular para cancelar la construcción de la planta de Constellation Brands en Mexicali, poco ayuda a garantizar un mejor ambiente para la inversión.

Agregó que mientras menos claro sea el gobierno en las estrategias de política contracíclica, menor información tendrán los inversionistas para tomar sus decisiones.

No obstante, consignó que la entrada del Covid-19 a México está en una fase temprana, y confió que el gobierno estará ahora mismo preparando estrategias de estímulo para la economía, pues tal como están viendo el efecto de los choques externos, es altamente probable que el PIB no escapará de una recesión. La segunda consecutiva.

Segundo trimestre, del desplome

El analista descartó dar una expectativa sobre la evidente contracción del PIB. Hay demasiada incertidumbre para hacer una estimación aproximada y la muestra está en los pronósticos de analistas que anticipan rangos muy dispares de contracciones que van de 1% a 5 por ciento, comentó Felix Boni.

"Estamos suponiendo una caída de 2% en el primer trimestre contra el último de 2019, que podría ser un poco  más profunda, de manera que sería en el segundo (trimestre) cuando podríamos ver una caída de hasta 15% anualizada”.

Este pronóstico es similar al que tiene JP Morgan, quien proyecta con este número, una contracción de 1.8% en todo 2020.

Recordó que sin el motor de la inversión operando, las expectativas se dirigen al consumo. Sin embargo, en la aplicación de medidas de contención por la pandemia, y con la presión de una caída en el flujo de remesas desde Estados Unidos, precisamente por la misma pandemia, se puede anticipar que será un año desafiante.

[email protected]

kg