Goldman Sachs no ha actuado deliberadamente en contra de sus clientes ni planeó acción alguna que pudiera herir al sistema financiero de Wall Street.

Éste es el argumento principal que ha mantenido el director del grupo de Productos Estructurados del banco, Michael Swenson, al rendir testimonio ante el Senado de EU.

El directivo aseguró que una característica histórica del negocio de GS ha sido la amplia oferta de productos y servicios financieros , por lo que la gestión de productos derivados no tendría porque haber sido excepcional.

Después de que la Comisión de Valores (SEC, por su sigla en inglés) presentó una demanda judicial contra el banco, siete ejecutivos incluido su presidente Lloyd Blankfein, han sido citados a declarar ante el grupo de investigación especial sobre la crisis financiera del Senado.

En su respuesta al banquero, el senador Carl Levin, afirmó: Los derivados del mercado inmobiliario que ofrecían a sus clientes se convirtieron en las fichas de un casino gigante, que ayudó a extender las hipotecas tóxicas por todo el sistema financiero .

Y luego, cuando el sistema se hundió Goldman se benefició del rescate , acusó. La demanda de la SEC indica que el banco vendía derivados hipotecarios mientras apostaba contra esos mismos productos, lo cual es un fraude.

ymorales@eleconomista.com.mx