De enero a mayo de 2018, el gasto neto del sector público superó el tope programado. Si bien estimaba gastar 2.08 billones de pesos, terminó ejerciendo 2.22 billones de pesos, una diferencia de 136,460 millones de pesos.

Dicho gasto fue 9.7% mayor en términos reales y respecto a lo que se observó en el mismo periodo del 2017, de acuerdo con el reporte de finanzas y deuda pública de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

El gasto programable, donde se registra el gasto de las dependencias del gobierno, así como los ramos autónomos y generales, registraron un gasto de 1.6 billones de pesos, 8.3% más que el año anterior.

Resalta el hecho de que varias dependencias incrementaron su gasto en más del 100%, como es el caso de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), la cual ejerció 43,585 millones de pesos, lo que significó 108.9% más de lo que reportó en los primeros cinco meses del 2017.

En la misma situación se encuentra la Secretaría de Economía, dependencia que se está encargando de renegociar el Tratado Libre de Comercio de América del Norte, ya que su gasto se elevó en 102.1% con un total de 5,122 millones de pesos.

Otra dependencia que registra un alto gasto fue la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) al ejercer 9,275 millones de pesos, lo que significó 39.2% más que en los primeros cinco meses del año anterior.

En contraste, dependencias que requieren de mayores recursos registraron reducciones, como es el caso de la Secretaría de Salud, cuyo gasto se redujo en 4.2%, lo que implicó que sólo erogó 51.997 millones de pesos.

También la Secretaría de Desarrollo Social redujo su gasto en 5.2%, con lo que ejerció 44,114 millones de pesos.

En los ramos autónomos, se observó que el Instituto Nacional Electoral incrementó su gasto en 84.1%, en términos reales y respecto del año anterior, debido al proceso electoral que se tendrá en este fin de semana, con lo que erogó 10,294 millones de pesos.

Registra déficit y se reducen ingresos

El alto gasto que realizó el sector público implicó que registrara un déficit en su balance general por 36,899 millones de pesos, lo que contrasta con el superávit que reportó en enero-mayo del 2017 por 381,747 millones de pesos.

Lo anterior se debe en gran medida a que el sector público registró una reducción en sus ingresos de 12.5%, en términos reales y respecto de enero-mayo del 2017, con lo que sólo reportó ingresos por 2.09 billones de pesos.

Los ingresos tributarios apenas reportaron un avance anual de 0.7%, con lo que dejaron al erario 1.3 billones de pesos.

Destaca que la mayor reducción en recaudación se observó en el IEPS a combustibles, ya que disminuyó en 21.4%, con lo que sólo entró a las arcas del gobierno 71,704 millones de pesos.

Con respecto a los ingresos petroleros, se observó un incruento de 7.7%, con lo que ingresaron al erario 396,288 millones de pesos.