La Unión Europea (UE) y Alemania valoraron positivamente la aprobación por el Parlamento de Grecia de un duro ajuste que abre la vía al segundo paquete de rescate acordado a ese país.

El voto parlamentario demuestra la determinación del país en poner fin al espiral de la deuda y constituye un crucial avance hacia la concesión de los préstamos, dijo el comisario europeo de Asuntos Económicos, Olli Rehn, en una rueda de prensa.

Rehn aseguró que Grecia debe concretar medidas con el fin de ahorrar 325 millones de euros, para poder recibir el rescate, antes de la reu¬nión del eurogrupo.

Además de la aprobación parlamentaria del plan de recortes y el ajuste adicional de 325 millones de euros antes del miércoles, el eurogrupo exige como tercera condición a los líderes de los dos grandes partidos políticos griegos que expresen su compromiso inequívoco con el programa con el objetivo de garantizar que sus medidas se aplicarán, gane quien gane las próximas elecciones. Rehn se declaró confiado en que los ministros de Finanzas de la eurozona, formada por 17 países, autoricen en su reunión de mañana en Bruselas la liberación de los fondos requeridos para evitar que Grecia se declare en default el 20 de marzo, cuando enfrenta vencimientos de obligaciones por 14,500 millones de euros.

QUIEREN ACCIONES

ALEMANIA CONSIDERA BUENA VOLUNTAD HELÉNICA

Alemania considera por su lado que la aprobación parlamentaria del ajuste demuestra la buena voluntad de Grecia para acometer reformas difíciles , dijo Steffen Seibert, portavoz de la canciller alemana, Angela Merkel.

La propia Merkel reconoció que la votación parlamentaria es un paso muy importante , aunque advirtió que hay que concluir el programa de reformas con acciones concretas.

El ministro alemán de Economía, Philipp Rösler, ya había llamado poco antes a una "prudente moderación tras el voto parlamentario.

SE APRIETAN EL CINTURÓN

HAY SEÑALES DE CONFIANZA: EXPERTOS

Los analistas coinciden sin embargo en que Grecia debe sortear aún escollos para considerarse al abrigo de una hecatombe financiera.

Dada la situación explosiva de Grecia, sería poco sorprendente que los adversarios de las reformas se hagan con el control del país , dijo Lutz Karpowitz, analista del banco alemán Commerzbank.

El ajuste fue aprobado por 199 votos en favor y 74 en contra, con el apoyo de los dos principales partidos griegos: el socialista Pasok y el conservador Nueva Democracia, que participan en el gobierno de coalición del primer ministro Luca Papademos.

El plan prevé la reducción de 22% del sueldo mínimo, que quedará en 586 euros brutos con dos aguinaldos, la supresión en el año de 15,000 empleos públicos y nuevos recortes de algunas jubilaciones.

La adopción del proyecto de ley es exigido por la Unión Europea (UE), el Banco Central Europeo (BCE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI), la Troika, para desbloquear préstamos públicos de 130,000 millones de euros.

La votación también se refería a un programa de canje de obligaciones en manos de acreedores privados, con una reducción de al menos 50 por ciento.

Eso supondría disminuir la deuda griega en 100,000 millones de euros, para dejarla en 120% del PIB de aquí al 2020 (la deuda actual es de 350,000 millones de euros y equivale a160% del PIB).