En el primer semestre del año, el gasto neto del sector público fue por 2 billones 790,446 millones de pesos, lo que significó un incremento de 4.9% en términos reales y respecto del mismo periodo del 2017.

Este gasto fue 155,597 millones de pesos mayor a lo que se tenía programado, informó la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) en su reporte de finanzas y deuda pública.

La dependencia explicó que lo anterior se debió a las mayores participaciones que se estregaron a los estados y municipios, el mayor costo de operación asociado a la generación de electricidad por mayores precios internacionales de los combustibles, así como otros gastos asociados a ingresos excedentes del gobierno federal.

El gasto corriente del sector público fue por 1.6 billones de pesos, lo que implicó un incremento de 7%; mientras que el gasto en capital fue por 339,902 millones de pesos, una reducción de 14.8%, respecto de los primeros seis meses del 2017.

Al gasto programable, que son los recursos que se destinan a los ramos administrativos, autónomos y generales, se destinaron 1.9 billones de pesos, lo que implicó un incremento de 2.5%, respecto del año anterior.

En los ramos administrativos, el mayor incremento del gasto (en términos porcentuales) se observó en la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano en 84.3%, con lo que ejerció un total de 15,289 millones de pesos.

Otra que registró un incremento significativo en su gasto en términos porcentuales fue la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación, ya que tuvo un crecimiento de 77.9% al desembolsar 51,417 millones de pesos en los primeros seis meses del año.

En tanto, la Secretaría de Economía, una de las principales dependencias que lleva a cabo la renegociación del Tratado Libre de Comercio de América del Norte, registró un aumento de 77.7% en sus erogaciones, al registrar un total de 5,618 millones de pesos.

Por su parte, las dependencias que redujeron su gasto son las secretarías de Hacienda, con 17%, la de Desarrollo Social, en 4.8%, y el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, en 2.6 por ciento.

Con respecto a los ramos autónomos se observó un incremento de 86.8% en el gasto del Instituto Nacional Electoral, con un total de 12,829 millones de pesos; en este primer semestre se llevó a cabo el proceso electoral más grande de la historia del país.

Otro órgano autónomo que elevó su gasto de manera significativa fue el Tribunal Federal de Justicia Administrativa en 64.6%, lo que representó recursos por 1,894 millones de pesos.

Uno de los aspectos que más llaman la atención en las estadísticas del sector público en el primer semestre es la reducción de 40.2% que se registró en el Ramo 23 de Provisiones Salariales y Económicas, mejor conocido como la caja negra del presupuesto; gastó 96,172 millones de pesos.

El mayor gasto que hizo el sector público en el primer semestre del último año del gobierno de Enrique Peña Nieto derivó en un déficit, pues se ubicó en 206,731 millones de pesos, lo cual contrasta con el superávit de 141,585 millones de pesos que se registró en los primeros seis meses del 2017.

En su reporte, Hacienda expone que si bien se registró un mayor déficit al año pasado, es menor al anticipado de 333,740 millones de pesos para este periodo.

Destacó que el balance primario sí registró un superávit, de 121,052 millones de pesos; sin embargo fue menor al que se registró en el 2017 por 412,895 millones de pesos.

El Saldo Histórico de los Requerimientos Financieros del Sector Público (SHRFSP) —la medida más amplia de la deuda del país— se ubicó en 10 billones 427,506 millones de pesos, esto es 45.5%como proporción del PIB, lo que implicó un aumento de 1.1 billones de pesos, pues en el 2017 este saldo era por 9 billones 300,262 millones de pesos, lo que representó de 46% del PIB, según la SHCP.