Para Citibanamex, las decisiones tomadas hasta ahora por la administración federal, han mermado la relación con el sector privado, deteriorando las perspectivas de crecimiento.

En este sentido, el grupo financiero considera que el gobierno deberá mostrar mayor flexibilidad en sus planes para restaurar el clima de inversión.

En su “Examen de la Situación Económica de México para el segundo trimestre del año”, destaca que como resultado de las decisiones de política inadecuadas respecto a la gestión de la pandemia y sus consecuencias económicas en México, revisó su estimación de crecimiento para el 2020, a -11.2% desde -9.0 por ciento.

Citibanamex resalta que lo más preocupante para las perspectivas económicas es el colapso de la inversión debido, en parte, a que el gobierno ha hecho anuncios e implementado medidas de forma recurrente que disminuyen la confianza empresarial.

Detalla que la inversión en México ha venido cayendo desde el 2017, la cual se ha acentuado en la administración actual. “Lo que es más preocupante es que, aún si la inversión pública ha caído continuamente, el gobierno ha hecho anuncios e implementado medidas de forma recurrente que disminuyen la confianza empresarial. Así, proyectamos un crecimiento de la inversión de -22 y 4.5% en el 2020 y el 2021, respectivamente”.

El documento considera que la caída sistemática de la inversión está vulnerando el potencial de crecimiento económico, y ahora estima que el PIB promedio en el periodo 2022-2024 será de 2.0%, así no volverá al nivel de diciembre del 2018 sino hasta el 2025.

Destaca que con la entrada en vigor del T-MEC, México podría beneficiarse de los conflictos comerciales entre Estados Unidos y China, hay que contemplar otros riesgos como un posible deterioro adicional del clima para la inversión o una recuperación más prolongada de la actividad en Estados Unidos.

Exportaciones despegarán

El grupo financiero agrega que la demanda externa impulsará la recuperación, ya que se espera un despegue de las exportaciones a partir del segundo semestre, pero el deterioro de los indicadores del mercado laboral, implica que el consumo permanecerá débil.

“Anticipamos una pérdida acumulada de 1.4 millones de empleos formales en el 2020, más del doble que en la crisis de 1995 o la del 2008-2009”.

[email protected]