El gobierno de Perú colocó el equivalente a 1,100 millones de dólares en la reapertura de sus bonos 2031 y 2050, con una demanda casi siete veces mayor al monto ofertado, en medio de un fuerte apetito por activos de mercados emergentes.

Perú se convirtió en el cuarto país de América Latina en salir este año al mercado internacional aprovechando el apetito por activos de economías emergentes, con rendimientos mejores a los del mundo desarrollado.

En lo que va del año, Brasil, México y Colombia han acudido a los mercados globales de deuda.

Del bono 2050 se colocaron 500 millones de dólares con un diferencial de 225 puntos base sobre los papeles comparables del Tesoro estadounidense y un rendimiento de 5.37%, de acuerdo con IFR, un servicio de noticias financieras de Thomson Reuters. Ese bono 2050 es uno de los más largos en la historia de bonos globales de América Latina.

Del bono 2031, denominado en la moneda peruana (soles), se colocaron 600 millones de dólares con un rendimiento de 6.87%, agregó el reporte de IFR.

ROBUSTA DEMANDA

Participantes del mercado afirmaron que los libros alcanzaron una demanda de casi 7,000 millones de dólares, de acuerdo con IFR.

El gobierno ha hecho lo suficiente para calmar la ansiedad de los inversionistas, que temían una administración más antimercado , afirmó el analista Michael Henderson, de Capital Economics.

La operación fue encabezada por Deutsche y Citi. Ahora se espera que el gobierno emita bonos en el mercado local, pues había autorizado la emisión de deuda en los mercados externo y/o interno por hasta 1,600 millones de dólares, para financiar el apoyo a la balanza de pagos para el 2012.

Los operadores esperaban que Perú, cuya economía crece a sólidas tasas con niveles benignos de inflación, saliera al mercado de bonos externos por un monto referencial, como había precisado el ministro de Economía, Luis Miguel Castilla.

Perú mantiene un bajo ratio deuda/Producto Interno Bruto, que se encuentra en torno de 23 por ciento.

¿Por qué es importante?

La economía peruana es una de las más dinámicas en América Latina y el mundo. Para el 2012 se calcula que crecerá 5.4%, con lo que del 2001 al 2012 alcanzará un crecimiento anual promedio en su PIB de 5.7 por ciento.

La recesión en Europa, cuya economía caerá 0.5% en el 2012 de acuerdo con las previsiones del FMI, mantendrá la incertidumbre en las finanzas globales. Esto anticipa que los capitales de los grandes fondos de inversión buscarán mejorar rendimientos en títulos de las economías emergentes con grado de inversión.

Ante la permanencia de los Bonos de la Fed de Estados Unidos entre 0 y 0.25%, los inversionistas institucionales se volcaron hacia los mercados emergentes con mayores expectativas de crecimiento.

La demanda de bonos del Ministerio de Economía y Finanzas de Perú, de más de seis veces el monto subastado, confirmó los buenos pronósticos económicos pese al cambio de gobierno. (Con información de José Luis Caballero)

Contenido de la Red Iberoamericana de Prensa Económica