La secretaría de Hacienda y Crédito Público aceptó las recomendaciones de la Iniciativa Privada (IP) respecto a la Miscelánea fiscal para el 2020.

Carlos Romero Aranda, procurador fiscal de la federación, refirió que entre los acuerdos a los que llegaron el gobierno y los empresarios la semana pasada fueron respecto a poner reglas en temas como la cláusula antiabuso y los esquemas reportables.

“Era fundado, incluso los temores que tenían ellos con ciertas figuras que se están estableciendo (en la Miscelánea) donde quedaban mucho a la arbitrariedad de la autoridad”, indicó en el programa de televisión Alebrijes, Águila o Sol.

En este sentido, indicó que la autoridad no debe actuar con arbitrariedad, por lo cual se acordaron reglas.

“Hay que cerrar esas brechas. Tenemos que reconocer cuando no están bien las cosas y tratar de consensuar”.

La semana pasada, el Consejo Coordinador Empresarial y Hacienda anunciaron que habían pactado modificaciones a la propuesta de Miscelánea Fiscal, la cual se espera que se discuta esta semana en San Lázaro.

Los temas en donde la IP y Hacienda han quedado de acuerdo para modificar y mandar las adecuaciones a la Cámara de Diputados son respecto a la retención de impuestos en la economía digital; la actualización del IEPS a refrescos y tabacos; la ampliación de beneficios del Régimen de Actividades Agrícolas; eliminación del plazo para operar al amparo de una maquiladora de albergue; arrendamiento; actualización al capítulo sobre regímenes fiscales preferentes, así como la reducción a la carga fiscal de las personas físicas que reciben pagos en una sola exhibición por negativa de pensión.

Volver a tomar las riendas

Un punto que aún genera diferencias entre la Iniciativa Privada y el gobierno es la reforma contra las empresas factureras, la cual se discutirá esta semana en la Cámara de Diputados.

En este sentido, Romero Aranda refirió que es necesaria la reforma, aunque no tienen aún un conocimiento de cuánto se podría recaudar.

“Lo importante de esta reforma es volver a tomar las riendas de la persecución fiscal (...) se le perdió el miedo al Servicio de Administración Tributaria”, aseveró.

El funcionario explicó que en la reforma no se pone la figura de factureras, porque podría dejar huecos en la ley, que después pudieran ser aprovechados para mal.

“Estos esquemas de defraudación son como las cucarachas. La cucaracha es un insecto muy fuerte que resiste muchos cambios y que va mutando. Ahorita las llamamos factureras, pero antes las llamábamos cooperativas, sociedades de responsabilidad limitada hasta llegar a los esquemas de facturación”.