La economía china creció cerca de 7% en el 2015 y el sector de servicios representó la mitad del Producto Interno Bruto (PIB), informó Li Keqiang, primer ministro.

El alto funcionario agregó que el empleo aumentó más de lo esperado y que el consumo contribuyó en casi 60% al crecimiento económico.

Está previsto que las cifras de crecimiento de China del cuarto trimestre y de todo el año se publiquen el 19 de enero.

Analistas encuestados por Reuters han pronosticado que el crecimiento en el 2015 se habría desacelerado a 6.9 desde 7.3% del 2014, la menor expansión en un cuarto de siglo.

Inauguran banco ?de desarrollo

Li habló en la ceremonia de apertura del Banco Asiático de Inversión en Infraestructura (BAII), donde Xi Jinping, presidente chino, anunció el nuevo banco internacional que competirá con el Banco Mundial que encabeza Estados Unidos, en un intento de Beijing por cambiar las reglas no escritas del financiamiento internacional al desarrollo.

A pesar de la oposición de Washington a la iniciativa, algunos de sus aliados, como Australia, Reino Unido, Alemania, Italia, Filipinas y Corea del Sur llegaron a un acuerdo para unirse al banco, en un reconocimiento de la creciente influencia económica de China.

Las necesidades financieras de Asia para infraestructura básica son de verdad enormes , indicó Xi en el discurso de inauguración, en el que destacó que el banco tiene como objetivo invertir en proyectos de alta calidad y bajo costo .

Se espera que el banco preste de 10,000 millones a 15,000 millones de dólares al año durante los primeros cinco o seis años, y que inicie sus operaciones en el segundo trimestre del 2016.

Aun así, por ahora no se anunciará ningún proyecto específico de infraestructura, aseguró Jin Liqun, presidente del banco.

Pierre Gramegna, ministro de Finanzas de Luxemburgo, afirmó que el establecimiento del banco es una prueba más del nuevo equilibrio de la economía mundial .

Un banco exitoso, que se establezca aparte del Fondo Monetario Internacional (FMI) y del Banco Mundial, sería un triunfo diplomático para China, que se opone a un orden financiero mundial que, dice, que está dominado por Estados Unidos y no representa a los países en desarrollo.