El exministro británico de Finanzas, George Osborne, presentó su candidatura para suceder a Christine Lagarde al frente del Fondo Monetario Internacional (FMI), informó el jueves la prensa británica.

Varios diarios citan al entorno de Osborne que consideraría que sería el mejor para obtener apoyos entre las autoridades británicas, estadounidenses y chinas.

Christine Lagarde, exministra francesa de Finanzas, fue elegida para presidir el Banco Central Europeo, sustituyendo a Mario Draghi.

El excanciller de Hacienda (2010-2016) del gobierno conservador de David Cameron deberá obtener primero el apoyo del próximo inquilino del 10 de Downing Street, un puesto que se disputan los conservadores Boris Johnson y Jeremy Hunt.

Según el diario Daily Telegraph, Osborne, opositor del Brexit, habría tejido relaciones cordiales con los equipos de ambos candidatos. Desde el 2017, el exministro es redactor jefe del diario londinense Evening Standard, que se pronunció recientemente a favor de Johnson.

Osborne espera obtener apoyo en China, después de que su mandato al frente de Finanzas coincidió con un acercamiento en las relaciones anglo-chinas.

También espera tenerlo en Estados Unidos, donde contaría con numerosos amigos entre los republicanos, según el Financial Times.

Al parecer, Osborne comentó a sus amigos que el trabajo del FMI es fascinante en momentos de desafíos para las instituciones internacionales, puesto que el actual contexto económico requiere de “un hábil comunicador político” y “no de un tecnócrata”.

El FT agregó que un tecnócrata preparado para el puesto es el actual gobernador del Banco de Inglaterra, el canadiense Mark Carney, quien es muy conocido en el FMI, puesto que presidió el Consejo de Estabilidad Financiera.

Osborne hizo campaña junto al ex primer ministro David Cameron a favor de la permanencia del Reino Unido en la Unión Europea en el referéndum celebrado el 23 de junio del 2016.

Los medios británicos también mencionan al gobernador del Banco de Inglaterra, el británico-canadiense Mark Carney, como la personalidad local para suceder a Lagarde.

Entre tanto, Draghi es visto como un fuerte candidato a presidir el FMI, entidad que siempre escoge a un europeo para dirigirla desde su creación tras la Segunda Guerra Mundial.