El secretario del Tesoro norteamericano, Timothy Geithner, invitó en Berlín a Europa, y especialmente a Alemania, a hacer más para estimular el crecimiento mundial.

Al ser consultado sobre si las políticas de reducción de los déficits lanzadas en Europa podían afectar la reactivación económica, Geithner respondió que Estados Unidos no podía ser la única locomotora mundial en el futuro y pidió un "crecimiento mundial más equilibrado".

Geithner se reunió el jueves en Berlín con su homólogo alemán Wolfgang Schauble, cuyo país, primera potencia económica de Europa, ha sido acusado de no estimular lo suficiente el consumo.

"Estamos todos de acuerdo en que una parte de la reactivación mundial implica comprometerse en objetivos claros de reducción de los déficits", dijo Geithner en una conferencia de prensa con Schauble.

"Es esencial", agregó el responsable norteamericano, concediendo "la amplitud de los ajustes va a diferir" porque el punto de partida no es el mismo en cada país, teniendo en cuenta el nivel de crecimiento o la amplitud del déficit".

Pero Geithner también dijo que "los consumidores norteamericanos ya no serán tanto la fuente de demanda mundial en el futuro" y subrayó que China, consciente de ese hecho, estaba haciendo vastas reformas para "garantizar que su crecimiento será más estimulado a nivel interno".

Países europeos en dificultades como Grecia, Portugal y España se lanzaron en severas curas de austeridad, en un movimiento de ajuste que también alcanzó a otras economías del Viejo Continente como Francia, Italia, Gran Bretaña y Alemania.

A pesar de que la deuda alemana esté lejos del nivel que han alcanzado ciertos países europeos y que la economía germana exhiba una buena salud gracias a sus exportaciones, Berlín quiere aplicar muchos recortes.

Ciertos países, como Estados Unidos, deploran esta ortodoxia presupuestaria.

"Más austeridad en Alemania podría afectar la incipiente reactivación en Europa y la prosperidad de la propia Alemania", estimaba el miércoles un editorial del diario New York Times.

El comisario europeo de Presupuesto, Janusz Lewandowski, también en Berlín el jueves, estimó de su lado que Alemania es una isla de estabilidad y no necesita ahorrar mucho.

Geithner evitó criticar expresamente a Alemania. Sin embargo insistió en que era necesario "un crecimiento mundial más equilibrado y duradero en el futuro" y que los dirigentes que se reunirán en el marco del G20 de potencias industrializadas y emergentes de junio próximo estaban "de acuerdo" sobre esa cuestión.

De su lado, Schauble defendió la reducción de los déficits y subrayó que un país con envejecimiento demográfico como Alemania "tiene márgenes de maniobra más estrechos" que una nación cuya población crece.

RDS