Todd David, director ejecutivo de Housing Action Coalition, organización benéfica que trabaja en la política de vivienda en la ciudad de San Francisco, en California, dijo que todas las señales apuntan a un repunte de los costos de alquiler en el área de la Bahía después de la caída provocada por la pandemia.

“Dentro de un año, si no estamos agregando una oferta significativa, y no hay indicios de que lo hagamos… Los precios en San Francisco para los alquileres (van a ser) máximos históricos de nuevo. La tendencia está al alza”, comentó.

De acuerdo a especialistas consultados por el diario Financial Times, los gastos de vivienda son “el gigante dormido” que podría inclinar la balanza del debate cada vez más acalorado sobre la inflación estadounidense, pues están emergiendo rápidamente como un indicador fundamental para los funcionarios de la Reserva Federal (Fed), dentro de la administración Biden y entre los economistas privados.

En lo que va del año, el componente de vivienda del índice de precios al consumidor ha mostrado incrementos menores en comparación con el gasto vertiginoso de artículos como autos usados, pasajes aéreos y energía.

No obstante, los costos de la vivienda han ido en aumento, mostrando un alza anual de 2.6% en junio en comparación con 1.5% de febrero pasado.

De acuerdo con analistas, si los precios de las viviendas se mantienen relativamente contenidos, es probable que ayuden a garantizar que la inflación pueda controlarse, validando las expectativas de la Fed y la Casa Blanca de que las presiones sobre los precios disminuirán.

Pero si continúan aumentando, incluso a un ritmo pequeño pero constante debido al auge de los valores de la vivienda en muchas ciudades, podría ser una señal de que la alta inflación se mantendrá más tiempo del esperado.

Los costos de la vivienda representan alrededor de un tercio del IPC general y comprenden los precios de alquiler, así como lo que se conoce como “alquiler equivalente al propietario”, el costo estimado de una casa ocupada por un propietario si estuviera alquilada.

“Calculamos que el mercado no estará completamente equilibrado hasta el 2023 o el 2024. Por lo tanto, no estoy seguro de que el repunte de las rentas sea particularmente breve”, dijo Ali Wolf, economista jefa de Zonda, grupo asesor del mercado inmobiliario.

Agregó: “Suponiendo que la economía continúe mejorando, y sigamos viendo que las cifras de crecimiento del empleo mejoran, creo que seguirá habiendo cierta presión al alza sobre los alquileres”.

valores@eleconomista.mx