Al tercer trimestre del año, el gasto neto del sector público registró una reducción de 6.4%, en términos reales, respecto a lo que se gastó en el mismo trimestre del 2016.

De acuerdo con el informe trimestral de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), el gasto fue mayor en 85,137 millones de pesos a lo que se tenía programado, con lo que erogó un total de 3.7 billones de pesos.

La dependencia explica que, a septiembre, el gobierno federal ha registrado como gasto la adquisición de activos financieros por 96,400 millones de pesos que tienen como fuente de ingreso 30% del remanente de operación del Banco de México.

“Si se excluye esta operación, que en sentido estricto es un ahorro y se financia con ingresos adicionales a los previstos en la Ley de Ingresos de la Federación para 2017, el gasto público neto pagado fue inferior en 11,305 millones de pesos a lo previsto originalmente”, argumenta Hacienda.

El gasto programable también fue mayor a 1.9 billones de pesos que se tenían previstos y resultó en 2.02 billones de pesos.

Si se compara respecto del gasto del 2016, se percibe una reducción de 10.7%, en términos reales, en tanto el gasto corriente apenas presentó una reducción de 1.5 por ciento.

Las dependencias de gobierno (ramos administrativos) no se quedaron atrás y mostraron un mayor gasto a lo que se tenía contemplado.

Por ejemplo, en Gobernación se tenía contemplado un gasto por 40,766 millones de pesos, pero se ejercieron 50,878 millones de pesos.

La misma SHCP tenía programado un gasto por 20,670 millones de pesos, pero se gastaron 26,664 millones de pesos.

La Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación fue de las dependencias que gastaron menos de lo que se tenía programado, pues registró 51,586 millones de pesos, que significaron 12,503 millones de pesos menos.

Por otra parte, Petróleos Mexicanos tenía programado un gasto por 309,663 millones de pesos y sólo ejerció 288,995 millones de pesos.

Llama la atención que las participaciones que se entregan a los estados y municipios también fueron mayores a lo que se tenía programado, ya que recibieron 34,944 millones de pesos de más, con un total de 607,341 millones de pesos.

INGRESOS TRIBUTARIOS CRECEN APENAS 1%

De enero a septiembre de este año, los ingresos que obtiene el gobierno federal por el cobro de impuestos como el ISR, IVA y el IEPS crecieron 1%, en términos reales, respecto del mismo periodo del 2016, para sumar 2 billones 182,671 millones de pesos.

El limitado avance se debió principalmente a la reducción de 27.7% que se tuvo en la recaudación del IEPS a gasolina, que registró 282,426 millones de pesos.

“Si se excluye el IEPS a combustibles, se observa un crecimiento en la recaudación de 4.4% real con respecto al 2016. Al interior destaca el incremento real del sistema renta de 5.3%, del IVA de 2.8% y del IEPS sin combustibles de 4.4%”, expone la SHCP en un comunicado.

Esta disminución va en línea con lo que comentan diversos expertos de que la reforma fiscal del 2014 se agotó y ya no se obtendrán mayores ingresos tributarios, salvo que se realice otra reforma fiscal.

Con respecto a los ingresos petroleros, éstos cayeron 11 por ciento. Así, los ingresos presupuestarios se elevaron 1.8%, al incluir el Remanente de Operación de Banxico.

DEUDA SE ELEVA

De acuerdo con las estadísticas de Hacienda, el Saldo Histórico de los Requerimientos Financieros del Sector Público (SHRFSP), la medida más amplia de la deuda, se elevó de 9.2 billones de pesos a 9.4 billones de pesos al cierre de septiembre.

La dependencia indica que si se compara con el cierre del 2016, cuando se ubicó en 9.8 billones de pesos, la deuda se redujo.