El gasto del consumidor en Estados Unidos registró en diciembre su mayor caída desde fines de 2009 y los hogares parecieron ahorrar dinero adicional debido a los menores precios de la gasolina, lo que podría respaldar el consumo futuro.

El Departamento de Comercio informó este lunes que el gasto del consumidor cayó 0.3% en diciembre, tras una cifra revisada a la baja de un incremento de 0.5% en noviembre. Fue la mayor baja desde septiembre de 2009.

Economistas consultados en un sondeo de Reuters pronosticaban que el gasto del consumidor, que responde por más de dos tercios de la actividad económica en Estados Unidos, habría bajado 0.2% en diciembre tras un aumento informado previamente de 0.6% en noviembre.

Ajustado por inflación, el gasto del consumidor bajó 0.1% en diciembre, la lectura más débil desde abril de 2014, luego de subir 0.7% en noviembre.

El dato fue incluido en el informe del viernes del producto interno bruto (PIB) del cuarto trimestre, que mostró que la economía creció a un ritmo anual de 2.6%, con un avance del gasto del consumidor de 4.3% anual, el más veloz desde 2006.

Pese a terminar 2014 con cierta debilidad, los menores precios de la gasolina y el fortalecimiento del mercado laboral darían un enorme impulso al gasto del consumidor en el primer trimestre de este año.

Los hogares han usado hasta ahora buena parte de los ingresos adicionales por los precios bajos de la gasolina para pagar deudas y aumentar sus ahorros, según economistas.

Los precios de la gasolina se han desplomado 43% desde junio, según datos del Gobierno de Estados Unidos.

En diciembre, los ingresos personales subieron 0.3% tras un avance similar en noviembre. Los ingresos disponibles para los hogares tras ajustes por inflación se elevaron 0.5%, la mayor alza desde marzo de 2014.

La tasa de ahorro subió a 4.9% desde 4.3% en el mes previo.

Los menores precios de la gasolina contuvieron a las presiones sobre los precios en diciembre y mediciones claves de inflación bajaron aún más respecto a la meta de 2% de la Reserva Federal.

Un índice de precios para el gasto del consumidor bajó 0.2% tras un declive similar en noviembre.

En los 12 meses hasta diciembre, el índice de precios de gastos de consumo personales (PCE) subió 0.7%, la lectura más débil desde octubre de 2009 y una desaceleración con respecto al incremento del 1.2% de noviembre.

Excluyendo alimentos y energía, los precios se mantuvieron sin cambios por segundo mes consecutivo. El llamado índice subyacente de precios PCE se elevó 1.3% en los 12 meses hasta diciembre.

La Fed ha dicho en reiteradas oportunidades que considera que el declive de la inflación provocado por la caída de los precios del petróleo es transitoria y que espera que los precios al consumidor vuelvan a acelerarse hacia su meta oficial.

erp