Si bien el aumento en el precio de la gasolina seguirá durante el presente año, su impacto sobre la inflación será menor, en comparación con el que se observó en el 2013, indicaron los analistas consultados.

Estimaron que el incremento del combustible podría ser de 11% frente a 12% del año anterior. A pesar de ello, seguirá siendo una situación más complicada para la inflación, reconocieron, porque antes no se tenía el impuesto que se aplicó a inicios del 2014.

Con ello se espera que el Banco de México corrija sus estimaciones para la inflación de este año, ya que el impacto de la reforma fiscal será de 55 puntos base, sin considerar efectos colaterales que generan distorsiones.

El economista en jefe de HSBC en México, Sergio Martín, explicó que aún con gasolina barata en Estados Unidos, en nuestro país los precios no se reflejan por el efecto del costo de las importaciones.

Además, ahora hay un impuesto verde que tiene el objetivo de desincentivar el uso del automóvil. Aunque destacó que la gran mayoría de la población se mueve en transporte público.

Y por otro lado, está el efecto del desliz mensual que se aplica al combustible en los últimos tres años, con el propósito de reducir el subsidio. Esto no ha permitido que el banco central se acerque a la meta inflacionaria prevista de 3%, con el rango de variabilidad de un punto, a pesar de que este año la gasolina estará ligeramente más barata. En HSBC, puntualiza Martín, están estimando que la inflación para este año será de 3.9 por ciento.

Para Rodolfo Navarrete de Vector Casa de Bolsa, el incremento en el costo de las gasolinas le da un piso a la inflación de un producto generado por un monopolio. Consideró que con la reforma energética podrían disminuir los combustibles, pero no será un efecto inmediato.

Estimó que probablemente lo veamos en dos o tres años. Sí hay posibilidades de que bajen las gasolinas con la reforma energética, pero depende de cómo se instrumente la reforma , estableció.

Afirmó que seguiremos teniendo una inflación alta este año por el desliz mensual y el impuesto ecológico. El desliz se sostiene pese a lo prometido, porque se buscan ingresos, lo que hace pensar que las finanzas públicas no andan tan bien , dijo.

En su opinión, el Banco de México tendría que ajustar sus proyecciones en materia inflacionaria para este año, con el fin de incorporar todas las presiones a las que se enfrentarán los precios al consumidor.