El gabinete de Grecia aprobó unánimemente ayer el acuerdo de rescate del endeudado país, horas después de que naciones de la zona euro aprobaran formalmente el paquete de financiamiento por 130,000 millones de euros.

El acuerdo para mantener a Atenas financiada hasta el 2014 será enviado al Parlamento griego para su aprobación, donde se espera una votación al respecto para fines de mes.

El rescate termina con meses de incertidumbre para la endeudada Grecia, que aseguró el paquete, después de aceptar una serie de dolorosas medidas de austeridad, las cuales consistieron en reducir el salario mínimo, hacer recortes al sistema de pensiones, recortes al gasto público y un exitoso canje de deuda que impuso pérdidas de hasta 74% a los tenedores de bonos.

Otro aspecto fundamental en la aprobación del acuerdo fue la quita de sus acreedores privados, que después de una larga jornada de discusiones aceptaron realizar un recorte de 53.5% de la deuda griega.

El gabinete heleno aprobó los términos atados a los fondos de rescate que recibirá de la Unión Europea (UE). Se espera que el Fondo Monetario Internacional apruebe este mes su parte del rescate, establecido en 28,000 millones de euros.

El gabinete del tecnócrata primer ministro Luca Papademos también aprobó un pacto fiscal acordado por los líderes de la UE este mes. No se sabe si el Parlamento también deberá ratificar ese acuerdo.