El gobierno británico aumentó este miércoles la previsión de crecimiento económico del 2017, de 1.6% a 2%, pero corrigió a la baja la de los tres años siguientes, anunció el ministro de Economía Philip Hammond.

El crecimiento de 2018 será de 1.6% (-0.1% de lo esperado), el del 2019 primer año fuera de la Unión Europea según los plazos previstos será de 1.7% (-0.4%) y el del 2020 de 1.9% (-0.2%), anunció Hammond en la presentación al Parlamento de los presupuestos.

Pese al aumento de la previsión para el 2017, el crecimiento será inferior al 2.2% que se había fijado antes del referéndum del 23 de junio en que los británicos decidieron abandonar la UE.

"Nos preparamos para un futuro fuera de la UE y no podemos vivir de nuestros logros pasados", anunció Hammond.

"Tenemos que concentrarnos sin descanso en mantener al Reino Unido en lo alto de la economía mundial. El déficit bajó, pero la deuda es todavía muy alta. El empleo aumentó, pero la productividad se mantiene tozudamente baja", avisó.

Hammond presentaba unos presupuestos cautos y sin grandes nuevos gastos, marcados por la incertidumbre que genera la salida de la UE, que Londres notificará este mes a sus socios europeos, dando inicio a dos años de negociaciones para el acuerdo de salida.

erp