Los ministros de Finanzas del G20 pidieron este domingo a Europa que aumente los fondos de su "cortafuego" para evitar que la crisis de la deuda que agobia a Grecia se extienda a otros países de la UE, según el comunicado final de su reunión en México.

El grupo, que reúne a potencias industrializadas y economías emergentes, pidió a la zona euro que concluya los trabajos para definir el monto de ese "cortafuegos" en marzo, lo que sería una "contribución esencial" antes de dotar de más recursos para créditos al Fondo Monetario Internacional (FMI), señala el texto.

Con Estados Unidos a la cabeza, el G20 presiona a Europa para que constituya un escudo de contención lo más grande posible, y junto al FMI pide a Bruselas que el total alcance por lo menos 750.000 millones de euros, alrededor de un billón de dólares..

Actualmente, sus fondos para préstamos de rescate están limitados a 500,000 millones de euros (unos 650.000 millones de dólares).

Sin embargo, Alemania, la mayor economía europea y locomotora de la eurozona, ha advertido que se mantendrá en los márgenes de la ortodoxia presupuestal y monetaria.

"No tiene ningún sentido en términos económicos hacer caso a los llamados de inyectar dinero sin fin en los fondos de rescate", subrayó el sábado el ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schaeuble.

El fortalecimiento del "cortafuegos" es "esencial" para desbloquear cualquier aporte adicional de fondos al FMI, que busca dotarse de 500.000 millones de dólares más en fondos crediticios de contención, para atender a países en problemas.

Hasta ahora, la zona euro es la única que se ha comprometido con un aporte al FMI, de 150.000 millones de euros (unos 202.000 millones de dólares). Estados Unidos por su parte, se manifiesta contrario a dar más dinero al organismo con sede en Washington.

El llamado del G20 a Europa para que cuente con más fondos propios contra la crisis, coincide con la postura del grupo BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica), muy involucrados en la discusión de un incremento de fondos para el FMI que podría darles mayor peso de decisión en el organismo.

Los emergentes "van a ayudar" cuando los europeos "refuercen su cortafuego y hagan más de lo que están haciendo con esos fondos de estabilidad", resumió el sábado el ministro brasileño de Finanzas, Guido Mantega.

La cita ministerial del G20 en México precede a la cumbre de la Unión Europea prevista para jueves y viernes en Bruselas, en la que se definirían las dimensiones del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MES), cuya entrada en vigor está prevista para julio.

Los ministros de Finanzas del G20 manifestaron también su inquietud ante el alza de los precios del petróleo, resultado de las tensiones geopolíticas en el Medio Oriente.

"Permanecemos vigilantes angte el riesgo que representa el alza actual del petróleo y saludados el compromiso de los países productores de seguir garantizando una oferta adecuada", indicó ese grupo de países industrializados y emergentes, del que forma parte Arabia Saudita, el mayor productor de la Organización de PAíses Exportadores de Petróleo (OPEP).

klm