El G-20 continuará trabajando para lograr un acuerdo en próximos meses que dé recursos adicionales al Fondo Monetario Internacional (FMI), dado que sigue prevaleciendo un frágil entorno económico a nivel mundial.

Al concluir una reunión de dos días de viceministros y banqueros del organismo, el subsecretario mexicano de Hacienda, Gerardo Rodríguez, dijo que los participantes sostuvieron una discusión intensa, sin que hasta ahora se hayan concretado cifras o vías de apoyo al fondo.

El organismo multilateral ha pedido 600,000 millones de dólares para paliar la crisis de deuda en la zona euro en momentos en que otras naciones han dicho que Europa debe tomar más medidas para superarla.

El FMI, con sede en Washington, busca 500,000 millones de dólares para elevar su capacidad de préstamos desde cerca de 380,000 millones de dólares, y algunas fuentes del organismo han dicho que quisieran tener 100,000 millones extras como un colchón de protección.

El G-20, cuya Presidencia recae en México este año, reconoce las medidas que ha tomado la zona euro para aliviar su crisis, pero a la vez cree que debe haber una mayor claridad en sus acciones que hagan suponer que el fin del conflicto está cerca.

En la presentación de las conclusiones de la Primera Reunión de Alternos del G-20 (países industrializados y emergentes), viceministros de Finanzas y subgobernadores de bancos centrales analizaron la situación económica global y sus perspectivas, sobre todo de Europa.

Abordaron la necesidad de recursos adicionales para las naciones europeas y el FMI, así como la agenda de regulación financiera para el 2012.

El Subsecretario de Hacienda destacó que existe consenso entre los miembros para aportar mayores recursos al FMI, aunque hay no hay un monto determinado para ello.

Sin embargo, precisó que la discusión del fondo no es en particular sobre los recursos, sino de tener un esquema del FMI fortalecido y acompañado de otras facilidades regionales como las europeas también fortalecidas.

Rodríguez Regordosa explicó que el mecanismo primordial para dotar al FMI de mayores recursos es el de cuotas, aunque hay otras modalidades como los préstamos bilaterales o New Arrangements to Borrow, una especie de préstamos de forma coordinada de diversos países.