Bali, Indonesia. Una nueva escalada en la tensión comercial, tendrá la capacidad para restar hasta 1.6 puntos de crecimiento a la economía de China en los primeros dos años de su aplicación. Pero también restará dinamismo a Estados Unidos, cercana a 1 punto del PIB, estima el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Este cálculo incluye el efecto de las tarifas sobre productos chinos para entrar a Estados Unidos,  el efecto de la incertidumbre en la confianza de inversionistas y del consumidor y la desaceleración de sectores productivos que participan en las cadenas de valor de importación.

Al interior del Panorama Económico para el Departamento de Asia Pacífico, divulgado en sus Reuniones Anuales, expertos del Fondo consignan que las medidas tarifarias impuestas hasta ahora, han tenido un efecto mínimo en el desempeño económico de ambos países.

Y como las posiciones de Estados Unidos y de China se han mantenido encontradas y con presión constante de respuesta y contra respuesta, el organismo sostiene que “los vientos en contra se mantendrán por un tiempo largo, lo que no es un buen contexto para las decisiones de inversión”.

El deterioro se profundizaría si la Fed continua con su subida de tasas, porque también el apetito por el riesgo se vería impactado

El FMI y el Banco Mundial, han enviado el mismo mensaje en cada sesión de sus Reuniones Anuales: En una Guerra Comercial no hay ganadores. No importa el tamaño de la economía, nadie sale victorioso. Y según los pronósticos, tampoco el gigante asiático, la segunda economía del planeta, saldrá ilesa de la guerra comercial.

[email protected]