Francia verá una lenta recuperación económica y el desempleo seguirá subiendo hasta mediados de año, dijo el jueves la agencia nacional de estadísticas INSEE, a menos de cinco semanas de una elección presidencial.

La inyección de un billón de euros de liquidez hacia el sistema bancario de Europa por parte del Banco Central Europeo ha evitado el peor de los escenarios, dijo el INSEE en su último panorama económico.

"La fiebre ha bajado en la zona euro. La pregunta ahora es cuán rápida será la recuperación, y para nosotros debería ser bastante lenta", dijo a periodistas Sandrine Duchene, jefa del departamento económico del INSEE.

El organismo estimó que la segunda mayor economía de la zona euro registraría crecimiento cero en los primeros tres meses del año tras superar al bloque de la moneda común con un crecimiento de 0.2% en los tres meses finales del 2011.

El gobierno francés elevó el jueves su estimación del crecimiento para el 2012 a 0.7% desde 0.5% previo, pero rebajó su panorama para el 2013 a 1.75 de expansión desde 2.0 por ciento.

Este pronóstico llegó después del informe del INSEE revisando al alza sus propios pronósticos para los primeros dos trimestres del año. Los nuevos pronósticos de INSEE llevan al crecimiento al alza a 0.5% por la primera mitad del 2012.

El organismo había dicho que la economía crecería sólo 0.2% en el trimestre de abril a junio.

De todas formas los pronósticos dibujan un sombrío panorama mientras Francia se dirige una elección presidencial de dos vueltas el 22 de abril y 6 de mayo, con el presidente Nicolas Sarkozy luchando por defender su registro económico tras cinco años en el poder empañados por un débil crecimiento.

La recuperación sería demasiado débil para permitir creaciones netas de empleo, dijo el INSEE, estimando que la tasa de desempleo pasaría 10% en el primer trimestre.

"Hay un cierto número de factores frenando la recuperación -los aún altos precios, el petróleo, las permanentes tensiones en los mercados financieros, aunque estén disminuyendo, y la consolidación fiscal, que están pesando sobre los ingresos de los hogares", añadió Duchene.