París.- Francia superó su propio récord de quiebras empresariales el año pasado, cuando un total de 63,452 negocios quedaron en bancarrota, con un costo financiero de más de 6,500 millones de dólares, informó este miércoles la aseguradora francesa de crédito Coface.

El número de empresas en quiebra en 2013 aumentó 5.3% respecto a 2012, rebasando las cifras de 2009 cuando en plena crisis financiera global se registraron 63,204 bancarrotas, precisó Coface en un reporte preliminar difundido este miércoles.

Especificó que la mayor parte de las quiebras se produjeron sobre todo en el segundo y tercer trimestres de 2013, con una ligera pausa en el periodo final del año, mientras que la morosidad se mantuvo estable en comparación al nivel de antes de la crisis.

Según el Instituto Nacional de Estadísticas y Estudios Económicos (Insee), en 2013 se crearon 538,100 nuevos negocios, 2.0% menos que en 2012, mientras que el registro de autoempresarios, en particular, registró una fuerte baja de 11 por ciento.

El costo financiero también aumentó, indicó Coface y destacó que en 2013 fue superior al de 2009 y representó un incremento de 10.4% respecto a 2012, a un total de 6,500 millones de dólares, cifra que equivale a todas las deudas de las empresas quebradas.

En cuanto al costo social, éste se elevó 6.3% sobre un año, con 211,716 puestos de trabajo en peligro, un nivel muy próximo a 2009 (213,665 empleos), refirió el reporte, reproducido por el diario francés Le Figaro.

Coface detalló que los sectores que más sufrieron bancarrotas fueron distribución (9.7%), servicios personales (6.1%), así como electrónica e informática-telecomunicaciones (ambos 9.2 por ciento).

Para el actual año, la aseguradora anticipa una estabilización de los fracasos empresariales en el país, pero en un nivel elevado .

Según Coface, las primeras semanas de 2014 reflejan signos de tímido optimismo , con una disminución de 7.7% en el número de quiebras y una baja de su costo de 6%, respecto a enero de 2013.

mac