- El primer ministro de Francia, Jean-Marc Ayrault, recortó el martes las previsiones oficiales de crecimiento del país, allanando el camino para llevar a cabo una serie de medidas de austeridad el próximo año, algo que el Gobierno socialista se había comprometido a evitar.

En respuesta a una evaluación sombría de las finanzas públicas divulgada el lunes por el organismo auditor del Estado, Ayrault dijo que se prevé que la economía francesa crezca sólo un 0,3% este año, menos que el 0.7% previsto anteriormente por el anterior Gobierno conservador.

Para 2013, Ayrault dijo que el crecimiento sería mayor - en un 1.2% -, pero aún muy por debajo del previsto con anterioridad en las previsiones, que era de un 1.75%.

"Sabíamos que el presupuesto de 2012 tenía subvaloraciones de gastos y estimaciones demasiado optimistas sobre los ingresos", dijo Ayrault en un discurso ante el Parlamento.

"El Tribunal de Cuentas (el organismo auditor del Estado) ha confirmado lo que temíamos. La situación es grave", agregó.

Standard & Poor's recortó en enero la calificación crediticia triple A de Francia y otras agencias calificadoras están viendo de cerca las acciones del nuevo Gobierno socialistas en su intento por encontrar maneras de alcanzar sus objetivos de déficit.

Tras culpar de los problemas económicos del país al anterior Gobierno, Ayrault dijo que el Ejecutivo encabezado por el presidente Francois Hollande está concentrado en poner en marcha los motores económicos de Francia en lugar de recurrir a radicales recortes de austeridad.

Ayrault, detallando el programa económico para los próximos cinco años, confirmó los planes para contratar más maestros y policías, crear 150,000 empleos asistidos por el Estado y promover una industria más competitiva.

El primer ministro francés dijo que para ayudar a la innovación industrial se creará un banco de inversión pública antes de finales de este año.

¿RECORTES?

Si bien Ayrault negó que el Gobierno vaya a cambiar su rechazo a las medidas de austeridad, el organismo auditor de Francia sugirió el lunes que los recortes radicales serán inevitables el próximo año.

El Tribunal de Cuentas dijo que el Gobierno necesita encontrar ahorros en el presupuesto del próximo año por un valor de unos 33,000 millones de euros (41,500 millones de dólares), con el fin de alcanzar la meta de déficit presupuestario de la Unión Europea del 3% del producto interno bruto.

Con una deuda superior al 90% del PIB en el 2012, un nivel en el que según economistas se empieza a socavar el crecimiento económico, Francia se arriesga a verse profundamente afectada por la crisis de deuda europea, a menos que cumpla sus objetivos, advirtió el organismo auditor.

Ayrault confirmó que el Gobierno dejará sin efecto un aumento de la tasa de impuesto sobre las ventas y que seguirá adelante con los planes para dividir los departamentos de inversión y minoristas de los bancos.

Más temprano el martes, el ministro de Finanzas, Pierre Moscovici, dijo que Francia cumplirá su objetivo de reducir su déficit presupuestario al 4.5% del PIB este año, pero advirtió que se necesitan enmiendas.

RDS