Davos, Sui. Un salario mínimo bien diseñado, que en la formulación tenga en cuenta las necesidades de los trabajadores y de sus familias, así como factores económicos, puede favorecer la reducción de la desigualdad, coincidieron participantes del Foro Económico Mundial (WEF, por su sigla en inglés).

Una forma de compensar a los trabajadores por sus esfuerzos, es mejorarles sus salarios y apoyarles a fortalecer y actualizar sus habilidades. El comercio no es un juego de suma cero, pero sí se pueden dar pasos para ir resolviendo las desventajas en las que se han integrado al intercambio los trabajadores advirtió días antes David Abbey, presidente y CEO de UPS, en Estados Unidos.

En uno de los laboratorios de análisis que también están agendados para formar parte del Foro de Davos, los asistentes analizaron un reporte de Guy Ryder, director general de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), que asegura que la Comisión Alemana de Salarios Mínimos ya ha experimentado el diseño de esta fórmula inclusiva para la formación de salarios mínimos.

Ahí mismo, enfatizan que la mejor distribución de las ganancias vía salarios mínimos potencia la disponibilidad del empleado para ser más productivo .

Estos laboratorios de conocimiento del Foro de Davos son sesiones de 45 a 60 minutos, donde se van discutiendo y analizando temas de relevancia general que van decantando en propuestas prácticas.

Se crea una especie de think tank donde los técnicos trabajan políticas públicas y documentos que sirven de base para el análisis de los funcionarios públicos, tomadores de decisiones legislativas y empresarios.

Pensión universal, otro paso

En la sesión, cuyo acceso suele ser restringido para medios de comunicación, consideraron que este esfuerzo por reparar el daño causado por una economía capitalista , tiene que incluir también el rediseño de políticas públicas, de manera que se promueva una especie de protección social universal.

El Banco Mundial y la propia OIT presentaron desde septiembre La nueva alianza mundial para la protección social universal , cuyo objetivo es ayudar a los países a extender a todos los grupos pobres y vulnerables medidas que garanticen el acceso a regímenes de protección social universal, que incluye las pensiones para los ancianos.

En el laboratorio de Davos explicaron que la protección social universal debe incluir transferencias en efectivo de una cantidad adecuada para todos los que la necesitan, de forma particular los menores y los ancianos con sus pensiones y el apoyo a personas que aun estando en edad de trabajar tienen que presentar bajas temporales por maternidad, discapacidad o accidente en el trabajo y desempleo .

Este laboratorio para reparar al capitalismo formó parte de la Reunión Anual del Foro Económico Mundial, en la que participaron líderes de 100 países.

En el Foro 2017 se desarrollaron 400 sesiones de diálogo entre líderes. Los laboratorios de ideas son determinantes para distinguir al Foro de Davos de cualquier otra reunión del mundo.

valores@eleconomista.com.mx