El fondo de 750,000 millones de euros para apoyar a los países de la Eurozona en apuros presupuestarios, creado por sus miembros y el Fondo Monetario Internacional (FMI), será ampliado si es necesario, indicó el presidente de la UE, Herman Van Rompuy.

En una entrevista con el semanario económico belga Trends-Tendances sobre la posibilidad de aumentar esos recursos, Van Rompuy estimó que Europa y el FMI ya "lanzaron una señal fuerte" a los mercados críticos con el estado desastroso de las finanzas públicas europeas al poner sobre la mesa ese monto.

La suma de 750,000 millones de euros estará disponible en forma de avales o préstamos y será utilizada si es necesario para rescatar a un miembro de la Eurozona.

"íEs suficiente (esa suma)? Actualmente, no hay nada" que indique que un país de la Eurozona esté a punto de pedir un recurso a esa ayuda, pero "mi respuesta es simple": si es necesario, "haremos más", dijo Van Rompuy.

El fondo incluye 440,000 millones de euros de garantías aportados por los países de la Eurozona, 250,000 millones de euros en préstamos del FMI y 60,000 millones de euros también en préstamos de la Comisión Europea.

Está concebido para una duración de tres años y a él pueden dirigirse los países de la Eurozona que estimen hallarse al borde del abismo financiero.

Fue creado tras el plan de rescate individualizado para Grecia, que recibirá 110,000 millones de euros en préstamos cofinanciados por la zona euro y el FMI para hacer frente a su déficit público explosivo, cercano al 14% del PIB en el 2009.

RDS