Fitch Ratings confirmó la calificación de la calidad crediticia del estado de Nuevo León en ‘A-(mex)’, y la perspectiva crediticia se mantiene “positiva”, debido a su fortalecimiento financiero.

La agencia informó que entre los aspectos principales que fundamentan la calidad crediticia del estado está su recaudación local elevada, sus niveles buenos de ahorro interno, el perfil adecuado de la deuda pública directa, así como sus indicadores económicos y de bienestar social superiores a la media nacional.

Por otra parte, expuso, que los factores que limitan la calificación son sus indicadores de apalancamiento elevado y sostenibilidad baja, así como las presiones de liquidez, reflejadas en el uso de líneas de corto plazo y de factoraje.

Además, la calidad crediticia está afectada por el nivel alto de deuda en entidades descentralizadas; contingencias relacionadas con el pago de pensiones y jubilaciones de los trabajadores al servicio de Nuevo León, indicó.

Sin embargo, en términos relativos, se compara favorablemente respecto a lo observado en otros estados del país; y por presiones para cubrir requerimientos de inversión y de gasto operacional (GO) en el que destaca la seguridad pública.

Fitch mencionó que la perspectiva “positiva” de la entidad federativa considera el fortalecimiento financiero presentado en los últimos dos años que resultó de una mejoría en la gestión administrativa.

Nuevo León registró ingresos disponibles crecientes y control mayor en el gasto, lo que le permitió generar un nivel de ahorro interno que supera a la mediana del Grupo de Estados calificados por Fitch (GEF) y mejora su posición de liquidez.

La calificadora explicó que Nuevo León se localiza en la región noreste del país; en 2015 su población se estimó en 5.1 millones de habitantes (4.3% a nivel nacional), y la concentración urbana principal del estado es el área metropolitana de la ciudad de Monterrey.

La entidad registra indicadores socioeconómicos favorables, con una marginación muy baja, un índice elevado de calidad humana y cobertura alta de servicios, subrayó la agencia evaluadora.

Refirió que la economía de Nuevo León se considera un factor fuerte. Es la tercera economía más grande del país con una contribución al Producto Interno Bruto (PIB) de 7.2% y un ingreso per cápita de 1.7 veces el promedio nacional.

En la estructura sectorial de la economía, destaca la actividad manufacturera y de servicios, es la sede de algunos de los conglomerados industriales más importantes del país, anotó.

Subrayó que el dinamismo económico de la entidad se mantiene y registra un crecimiento superior al nacional, y el estado de Nuevo León espera un flujo importante de inversión relacionado al sector energético.